Los goles en Canale los hacía Francisco “Paco” Parra

Tuvieron muchos reencuentros, pero hay uno que es especial. En el día del trabajador rural (8 de octubre de 2019) se juntaron Juan Garabito y Francisco Parra para hablar del club de sus amores: Canale.

Francisco “Paco” Parra tiene 84 años. Y cuenta: “le pegaba fuerte a la pelota, hice varios goles y me divertí jugando al fútbol”.

Cuando la charla empezó a ganar en emotividad se le plantó un “lagrimon” sobre su mejilla, mientras confesaba: “le habíamos ganado a todos ese año, a Tiro Federal por un punto en la tabla, pero nos protestaron el partido y al año siguiente nos hicieron jugar una final. Ese partido polémico lo perdimos 1 a 0; los verdaderos campeones del torneo de 1954 fuimos nosotros”.

Francisco Parra, junto a sus sobrinos ante de jugar un partido para Canale.

Entre frutales y una llamativa estructura edilicia que respondía a las necesidades de una empresa pujante -situada en el corazón del Alto Valle- en noviembre de 1946 había nacido el Club Deportivo y Social Canale.

Y con él, la Liga Deportiva de Río Negro sumaba un representante más. El encargado de la idea: don Humberto Canale. Azul con vivos rojos fueron los colores en sus camisetas.

No pudieron esperar. El equipo, enseguida, llegaría bien lejos: tricampeón en el ciclo ‘48, ‘49 y ‘50. A finales de los sesenta la pelota empezaría a dejar de rodar en la cancha del establecimiento, pero esto lo vamos a dejar para otra ocasión.

Volviendo a la charla con Parra, jugador símbolo por su entrega, personalidad y entereza.

P- ¿Cómo llega a jugar en Canale?

R- Y si me crié ahí (exclamación). Yo nací adentro del establecimiento Canale en el año 1935; trabajé a la par de mi padre en las chacras que él tenía a cargo y después con uno de mis hermanos en el oficio de arreglar las bordalesas, y otros cositas más. En el 50 ya jugaba en la tercera y con 17 años empecé en la Primera (del ‘52 hasta los 60 largos, después tuve un paso por Italia Unida y en equipos domésticos).

P- ¿Su puesto?

R– Delantero. También pase por el medio campo y una vez fui al arco en Tercera. De wing derecho jugué siempre.

P- ¿Un rival?

R- El duelo nuestro era Experimental de J.J. Gómez, nos sacábamos chispas con ellos, pero se terminaba todo ahí nomás, en abrazos. Aquellos tenían ásperos, sabes como metían pata “nino” Blogio, Sardini, el “chueco” Fernández, López. Tenían un arquero, Maureira, grandote. También había uno bajito atrás que jugaba con una boina colorada.

P- ¿Una cancha difícil?

R- Ir a Regina era bravo; en Huergo se te metían adentro de la cancha un poco más. Y si salías te cruzaban con alguna patada.

P- ¿Fue campéon con Canale?

R- Sí, viví el tricampeonato del 48, 49 y 50. Y estando en Primera en 1954 le ganamos a todos, a Tiro por un punto al finalizar el torneo, pero Tiro protestó el partido que le ganamos 2 a 0 (ese día los goles fueron míos, uno de tiro libre). La cosa que la Liga decidió que se jugara otro partido al año siguiente, yo ya me había ido a la colimba a La Pampa, y Tiro Federal nos ganó 1 a 0. Los verdaderos campeones éramos nosotros, mire acá tengo la foto y se los canto a todos: Arrastúa, Antolini, Ponce, Alzamendi, Romero, Maripil, yo, Prieto, Asenso, Lucero y Arriagada.

Canale campeón 1954. De izquierda a derecha: Arrastúa, Antolini, Ponce, Alzamendi, Romero, Maripil, Parra, Prieto, Asenso, Lucero y Arriagada.

P- ¿La virtud de ese equipo?

R– Lo nuestro era a voluntad de nosotros, nadie estaba pago. La mayoría éramos trabajadores del establecimiento y algunos que venían de Gómez. Éramos un equipo corredor, íbamos y volvíamos en grupo. De DT estaba Fabián Sánchez, después estuvo Nazra.

P- ¿Algún partido especial o gol?

R- El partido que le ganamos a Tiro 2 a 0 (silencio prolongado). Ese día hice los dos goles y fue el campeonato, no me lo voy a olvidar nunca.

Parra deja la silla y abre una caja donde conserva una plaqueta en excelentes condiciones; la misma hace mención a la caballerosidad deportiva. P- ¿Quién le entregó esto?

R- Los árbitros, fue en la cancha de Argentinos del Norte en el 66, fueron uno de mis últimos partidos en el club.

Y agrega, “yo me ponía enfrente de los árbitros para que no le hicieran nada cuando se le encimaban para protestar”.

La charla en el comedor de su casa se extiende. Se marcan algunos silencios y se refuerza con algunas intervenciones de Garabito. Y seguimos con Parra.

Equipo de Canale campeón del torneo de la Liga Río Negro en el año 1950.

P- ¿Otras anécdotas “paco”?

R– Hay muchas. Cuando Regina puso la luz de su estadio, no recuerdo bien el año, fuimos con Canale a jugar el partido inaugural, eso fue porque Canale tenía buena conducta como club.

Íbamos arriba de un camión a jugar, parados y agarrados de las barandas. Veníamos como “monos”, si era todo ripio y se levantaba una tierra. Que entusiasmo que teníamos.

En la cancha de Patronato te cambiabas y al lado estaba el corral de las vacas, ni agua había, tenías que jugar e irte enseguida.

También jugamos contra equipos que no están en la memoria de muchos: el club “lanidia” de “cholo” Armada y Ferrari. Pago Chico de Regina. Latinoamericano.

P- ¿Paso por otro club?

R- Si. A los 33 años pase a trabajar a la Liguori, ahí me convencieron para ir a Italia Unida; en ese equipo estaban: Peiran, Sacioni, Gatti, Castillo, entre otros.

P- ¿Salió campeón ahí?

R- No. Me pagaban 200 pesos por partido ganado y 100 por el empate. Yo nunca había agarrado un mango en Canale, yo me divertía jugando al fútbol en Canale.

“Eran todos cuadros parejones; en aquel tiempo se usaba buscarle un buen trabajo a la gente”, recupera Parra.

Símbolo de Canale, y uno de los máximos goleadores del club.

Su Familia: “Mi padre nació en España y mi madre en Brasil. Tuvieron 9 hermanos (siete varones, yo el menor). Ellos se encontraron en Stefenelli viejo y después se fueron a vivir al establecimiento Canale. Papá murió a los 85 en Canale, mamá a los 80 (ella cosechaba cereza y uva).

Papá estuvo muy marcado por el trabajo pesado de la chacra; de los hermanos jugamos todos al fútbol. Los mayores lo hicieron un tiempo en el equipo de Latinoamericano, que estaba allá por la Escuela 35 y el presidente era el papá de los Nicoloso. Después de grande vinieron a jugar a Canale. Otro estuvo jodido de la rodilla un tiempo. Miguel, Antonio, Ramón y yo, jugamos en Canale y fuimos campeones (acá estamos en las fotos. Yo hasta de arquero jugué en Canale.

Mi padre tenía a cargo 33 hectáreas de viñedos y de chico yo ya lo ayudaba. De grande mi hermano me enseño el oficio de arreglar la bordolesas, siempre en el establecimiento. Papá cobraba por año, compraba en la Iberoamericano con la libreta (tengo una ahí guardada)”, contó Parra.

El club Canale según Garabito

Juan Garabito nació en Zapala, y al año ya estaba en Canale. El 9 de Enero del 67 se convirtió en trabajador de la empresa. Además de jugar para el club Juan Garabito se convirtió en dirigente a pedido del Ingeniero Guillermo B. Canale.

Juan fue un incesante generador de actividades en el establecimiento en la tercera etapa que tuvo el club. Aceptó dialogar con La Comuna y, también, fue el encargado de acercarnos a Francisco Parra.

Y cuenta; “Yo marco tres etapas del club Deportivo y Social Canale; una primera donde se vio el nacimiento -en noviembre de 1946- del club, hubo una ceremonia inaugural a la cual se acercó mucha gente (foto izquierda). La figura de Humberto Canale era la de acompañar a su gente, de mantenerlos unidos, y el club cumplía ese rol. En esos años se jugaba mucho al fútbol y la gente acompañaba”. Esa primera etapa duró hasta el 63 más o menos. Y se explaya; “Ya en el 64 ó 65 el famoso “vasco” Aranzabal (ex jugador) y otros iniciaron la vuelta deportiva del club con una nueva convocatoria. Canale vuelve a jugar en la Liga, pero a fines del 1968 se deja de participar en los torneos oficiales. Después el ingeniero Guillermo Canale me pide que reactive el club, la cancha. Con ex empleados iniciamos una tercera etapa que incluyó el sembramos de la cancha, riego por aspersión, alambrado olímpico, bufet. Tuvimos una marcada actividad deportiva recreativa de los 80 hasta el 96 ó 97. Organizamos los torneos comerciales, la famosa liga de Profesionales, en esa época se disfrutó mucho porque incluso sacábamos a la gente a jugar afuera (fuimos hasta Chile). Ya después no pude seguir porque tenía mucha actividad en la empresa”.

Noviembre de 1946, se inaugura la cancha del club Canale, adentro del establecimiento.

Editor Picks