A 30 años de su fundación, el CEF sigue trabajando por tener un lugar propio

El CEF 33 festejó sus tres décadas junto a la comunidad roquense. Un espacio que educa a través de la actividad física y que se mantiene a flote con mucho esfuerzo.

El respeto, la solidaridad, el compromiso, el sentido de pertenencia y la importancia del estudio; son los valores que sostuvieron durante tres décadas al Centro de Educación Física.

La entidad -nacida el 1 de septiembre de 1989- brinda diferentes actividades físicas para todas las edades en diferentes escuelas de la ciudad.

Hace 30 años, que no posee un lugar propio. Actualmente, el sector administrativo, directivo y porteros trabajan en un garage que pertenece a la Supervisión del Nivel Primario de provincia, ubicado en calle Villegas 820.

“El CEF se inició con los objetivos de llegar a los barrios periféricos de la ciudad. Después, la demanda creció y fuimos abriendo otros lugares”, deslizó Darío Ayala, vicedirector.

“Siempre estuvimos atendiendo las necesidades sociales desde lo recreativo, lo formativo, lo educativo y eso es lo que nos diferencia”, enfatizó el hombre.

La institución nació de la mano de tres profesores de educación física -Mario Cesarín, Julio López y Miriam Turrión- con el objetivo de crear un espacio educativo y deportivo. Primero fue una iniciativa nacional. Sin embargo, en 1991 con la ley de transferencia, pasaron a depender del Consejo Provincial de Educación, de nivel medio.

“Nuestra forma de trabajo es sistemática, metodológica, contemplamos al alumno; lo vemos desde otro lugar”, detalló la presidenta, Patricia Nuñez.

Actualmente son tres porteros y ocho los profesores que tienen a cargo: gimnasia deportiva (escuela N°42), fútbol y mini handball (escuela N°32), handball y básquet (ESRN N°16), voley (CEM 1), multideporte (escuela N°128) y natación en la pileta municipal y en el Deportivo Roca.

Las actividades son para niños desde los 6 años hasta adultos mayores, dependiendo el deporte que se elija. Son gratuitas, aunque quienes asisten pueden realizar un aporte ad honorem o una ayuda anual de 600 pesos. “Eso es para quienes quieren y pueden”, resaltaron.

Además, el CEF 33 se caracteriza por realizar actividades solidarias, así como también por festejar fechas claves.

“Por el día de la niñez hacemos jornadas recreativas y al finalizarlas les damos un presente a los chicos”, contó Ayala.

Por otro lado, este año se hicieron dos campañas solidarias: una caminata para colaborar con un hogar para perros y se recaudó ropa de abrigo para ayudar a quienes más lo necesitaban.

Todas las gestiones pidieron un espacio propio, pero nunca pasa nada y nos urge porque este lugar se viene abajo”

Patricia Nuñez, directora del CEF 33

“La idea es no sólo ser una entidad educativa sino también darle un tinte más social”, expresó la gestión que asumió en marzo de este año.

Un edificio propio

Hace algunos años, el equipo directivo gestionó la propuesta con un allegado para obtener un terreno en el barrio San Cayetano. “Empezamos a realizar eventos para juntar el dinero, pero todo quedó en la nada”, dijo Nuñez y agregó: “es el pedido de todas las gestiones pero nunca pasa nada y a nosotros nos urge porque este lugar se viene abajo”.

Este año les propusieron utilizar un espacio del nuevo secundario CET 33 en barrio Quinta 25, “pero la dirección del establecimiento dijo que lo necesitaba”, aseguraron.

  • 500 alumnos tiene en actividad el Centro de Educación Física. Además de 800 en la lista de inscriptos.
  • 7 espacios son los que se ocupan para practicar los seis deportes, abarcando todas las edades.

Editor Picks