Aborto legal: promovieron la apostasía colectiva en Roca

Mientras en el Congreso de la Nación se desarrollaba la votación del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), en Roca se promovió sumarse a una apostasía colectiva. Se trata de un tramite de “desafiliación” a la iglesia católica en “rechazo y repudio a la imposición social y cultural del catolicismo”.

La convocatoria se realizó en pleno centro de la ciudad al igual que en otros puntos del país. Una de las impulsoras de la iniciativa a nivel local explicó que “apostasía es un trámite sencillo que puede realizar cualquier personas que no quiera continuar siendo parte a la iglesia” y los motivos pueden ser infinitos, por eso a la hora de realizar el pedido se puede o no justificar, ya que no es requisito excluyente.

Además sostuvo que la iglesia debe aceptar el pedido y en un período de 15 días emitir el resultado de la solicitud.

“Hace un tiempo con grupo de mujeres comenzamos a gestar la posibilidad de abrir un espacio en la vía publica para dar a conocer esta propuesta y poder asesorar y agilizar los trámites, porque la verdad es que son muchas las personas que en algún momento sintieron la necesidad de dejar de pertenecer a dicha institución religiosa, pero la falta de información en muchos caso los detuvo”, manifestó la integrante de Apostasía Feminista Fiske.

Respecto a la propuesta comenzó a crecer después que tomó la decisión de desvincularme de la iglesia católica tras lo dicho de un cura de la ciudad que expresó que “la única mujer que merece un saludo para el 8 de marzo, es la que se queda en la casa”.

Ese momento fue clave sostuvo, “como feminista no puedo avalar estas ideas machistas que nos dañan y que no sólo no nos permite avanzar sino que nos hace retroceder”.

“Desde el día que me bauticé, formalmente pertenecía a la iglesia, pero lo real es que soy atea y me parece muy contradictorio seguir en el registro de la Iglesia como parte de esa comunidad, porque lo real que es que no sólo siento que no pertenezco sino que también estoy en contra de sus ideas. La iglesia sostiene que el 90% de los argentinos somos católicos y en ello se apoya para expresar sus ideas, no puedo seguir siendo parte de una institución que nos violenta como mujeres y que además encubre a curas pedófilos”, agregó.

Relató que en ese momento no tenía información de como tenía que hacer la solicitud y tampoco en las ciudad hay un lugar donde se puedan evacuar esas dudas. Pero eso no la detuvo e inició una búsqueda de información por internet y se puso en contacto con algunas referentes de esta iniciativa a nivel nacional.

“Cuando armé la carta para solicitar la apostasía justifiqué los motivos de mi pedido y me acerque a la diócesis del Alto Valle del Río Negro ubicada acá en la ciudad. Esperaba una respuesta rápida, pero me dieron muchas vueltas, tuve que esperar un tiempo para recibir la respuesta y no debería ser así. Tuve que decir que tenía asesoramiento legal y que iba a realizar un Habeas Data sino me entregaban la constancia de baja y ahí finalmente me la dieron”.

La iniciativa también se desarrolló en grandes ciudades del país como Buenos Aires y Rosario, la renuncia colectiva a todo vínculo con el catolicismo reavivó el reclamo por la separación de la iglesia del estado.

Editor Picks