Denuncian que “un empleado municipal” vende tierras fiscales

Los vecinos de Quinta 25 denunciaron la situación irregular públicamente; y desde el municipio prometieron investigar. Además, crearon un nuevo loteo social cerca del CET 33.

Los asentamientos irregulares en Quinta 25 no son ninguna novedad. De hecho, todo el barrio surgió mediante ocupaciones sobre esas tierras fiscales, que en principio nadie quería, sea porque estaban lejos, no tenían servicios, había muchas lomas o porque la tierra era muy pedregosa.

Hace más de una década llegaron al lugar los que tenían real necesidad, pero otros lo hicieron por negocios, ocupando varios terrenos que luego fueron vendidos al mejor postor, práctica que parece continuar hoy en el extremo norte del barrio.

Algunos vecinos alertaron que les llama la atención que una máquina del municipio haya limpiado tierras sobre una de las lomas, quitando jarillales y zampas.

Este medio fue hasta el lugar y pudo corroborar dichos trabajos. Incluso en la zona más alta ya existen tareas de construcción de una vivienda, con zajeo para las bases y la acumulación de ladrillos.

Al paisaje se suma un cableado aéreo, sostenido por débiles postes que llegan desde el barrio Quinta 25.

“No sé cómo algunos pueden acceder a tierras fiscales, hacerlas limpiar y después venderlas, sin problemas”

Vecino de barrio Quinta 25

Las personas consultadas afirman que varias de esas parcelas están vendidas y que tienen costos que van desde los $40.000 a $60.000. Incluso algunos aseguran que quien las vende es un empleado municipal.

Ante estos datos, “La Comuna” solicitó una entrevista con la secretaria de Gobierno, Andrea Cornejo.

Tanto ella como el intendente Martín Soria, desconocieron el lugar indicado, pero se comprometieron a realizar una investigación interna para detectar si alguno de sus empleados lleva adelante algún emprendimiento de este tipo.

“Hay que ver bien, porque al norte de la ciudad también hay tierras que son de la provincia y hasta del Servicio Penitenciario Federal, pero vamos investigar el caso”, dijo Andrea Cornejo.

La funcionaria indicó que no sería extraño que esto suceda, ya que hay cientos de personas que, luego de obtener un terreno, sea usurpado o entregado por el municipio, luego lo venden.

“Nosotros hacemos un seguimiento en redes sociales, donde detectamos a quienes venden sus lotes. Si detectamos que la tierra que venden fue entregada por el municipio, enviamos los inspectores. Si eso se corrobora, hacemos la denuncia ante la Justicia”, informaron.

“Si el que vende terrenos fiscales en Quinta 25 es un empleado municipal, lo vamos a investigar”

Andrea Cornejo, secretaria de gobierno

Loteo social

Desde que se inauguró el colegio secundario CET 33, los terrenos más cercanos comenzaron a ser limpiados y no tardaron en llegar los nuevos “vecinos”.

Hoy se puede ver que la franja de tierras que existe entre la Avenida Roca y calle Maipú, al norte de calle Graciela Montes está subdividida por postes y alambrados. Cada uno con su respectivo cartel que indica a qué familia pertenece.

Un conocido vecino del barrio comentó a este medio que varios de los que allí lograron un terreno son personas que se instalaron en el predio de Evita y Maipú, días antes que se inaugurara la escuela secundaria.

“La Comuna” también dialogó sobre ese tema con la secretaria de Gobierno, quien aseguró que los lotes, cercanos al CET 33, entre Avenida Roca y Maipú, son parte de los entregados por el intendente Soria en mayo pasado.

“Se trata de 45 terrenos que ya tienen dueños, porque realizaron los trámites ante el Banco Municipal de Tierras. Es verdad que varios de ellos fueron los que ocuparon tierras en Evita y Av. Roca, pero ya sumaban puntaje para acceder a los nuevos lotes”, aclaró la funcionaria.

Consultada sobre el tiempo que tendrán para comenzar a construir, Cornejo recordó que existe una ordenanza, la N°3782/03, que indica que quienes reciben lotes sociales tienen seis meses para realizar el cerramiento del predio y rellenar. Al año de entregado deben contar con el inicio de una construcción.

“A veces las personas no pueden reunir el dinero para levantar paredes y piden una prorroga, que dada la crisis que existe, el municipio se las da”, explicó.

  • 60 mil pesos es el precio en que se venden terrenos fiscales en la zona alta de Quinta 25.
  • Los terrenos alambrados, en el ingreso a Quinta 25, fueron entregados por el municipio, en mayo pasado.

Editor Picks