Dos médicos y ningún pediatra para 1400 niños en barrio Nuevo

Por Carlos CastilloMarina Contreras 

Más de 1400 niños se atienden en el centro de salud de barrio Nuevo. A pesar de ello, no cuentan con pediatras y sólo dos generalistas deben respuestas a toda la demanda. Del hospital aseguran que enviarán otro médico.

“La descentralización trajo alivio al hospital de Roca”. Ese fue el título del diario Río Negro, el 2 de junio de 2006, con motivo de haberse puesto en funcionamiento el centro de salud de barrio Nuevo. En ese entonces ya la población del sector norte era de 15 mil habitantes.

A 13 años de ese noticia, justamente la noticia es que el hospital está centralizando la mayor parte de la atención médica de barrio Nuevo y de otros barrios. Ejemplo de ello es que la medicación para pacientes crónicos hay que retirarla en el hospital y últimamente la atención pediátrica se realiza, en mayor porcentaje, en el hospital.

Estas decisiones generaron el malestar de los vecinos y trabajadores de la salud de barrio Nuevo quienes emitieron notas a la directora Ana Senesi, sobre todo por la falta de pediatras.

Lucía Medina es una de las tantas usuarias del servicio de salud y ella como otras muchas mujeres se sienten afectadas por la falta de pediatras, por lo que decidió escribir una carta a la directora, Ana Senesi. El escrito fue acompañado por otras 50 mujeres que esperan respuestas para sus hijos (ver aparte).

Hasta hace algunos meses la atención a niños y niñas la venían realizando los pediatras Dra. Elisandro y el Dr. Tomassone, quienes desde principios de este año se desempeñan en Terapia Pediátrica del hospital.

No tenemos pediatra y hay una mucha demanda rechazada. Creo que la gente tiene mucha paciencia” Claudia Hardziej, médica

El problema es que en el puesto de salud sólo quedan dos profesionales generalistas, una de ellas es Claudia Hardziej y Wanda Maglio. Una atiende de lunes a viernes mientras que la otra lo hace de dos a tres días a la semana ya que debe cumplir guardias en el hospital.

Actualmente el puesto sanitario tiene fichados 149 bebés menores de un año, 189 menores de dos años, mientras que de los 2 a los 6 años son alrededor de 720.

La situación hizo que el personal tuviera que readecuar sus tareas para dar respuestas a los vecinos de un barrio que hoy tiene alrededor de 30 mil habitantes.

Los días lunes y miércoles la tarea de control de niño sano mayores de dos años está a cargo de enfermería; los martes y viernes ese mismo control se hace a menores de dos años y está a cargo de las médicas generalistas.

Esta medida implica que los martes no hay fichado debido a que las médicas estarán con controles a niño/as, mientras que los viernes ese fichado será reducido. De esta manera habrá menos atención a otros pacientes.

Destinar parte de los turnos a pediatría hace que quede mucha gente sin atender, como los crónicos, embarazadas, hipertensos, etc. Barrio Nuevo tiene sólo dos médicas generalistas y una de ellas afectadas a la guardia por lo que no hay continuidad de las dos profesionales para los cinco días de la semana”, se quejó Claudia Hardziej.

Agregó que el fichado diario ronda en las 25 personas y sobre eso “hay demandas espontáneas con urgencias: chicos o adultos con fiebre, con vómitos, lumbalgias, crisis hipertensivas, crisis asmáticas.

Esas se tienen que atender acá en la salita y no podemos derivarlos al hospital”, explicó la doctora. Este medio consultó cuántos médicos serían necesarios para atender a la población de barrio Nuevo y la respuesta fue: “tres generalistas, quizás un cuarto para atender la demanda y dos pediatras. Con eso creo que andaríamos”, dijo Hardziej.

Hay que recordar que el centro de salud de barrio Nuevo fue ampliado con varios consultorios, salas de odontología, enfermería, etc, pero la respuesta a la población sigue siendo escasa.

“En algún momento tuvimos más médicos y se podía manejar. El tema es que se crea una expectativa en la gente que luego no tiene continuidad en el tiempo y se generan estos problemas. Es fácil construir, pero si después no se llena con personal es complicado”, consideró.

Por otra parte alertó que en breve no contarán con obstetra porque la profesional está embarazada y desde junio dejará de trabajar. “En este centro se atienden 70 embarazadas y los controles también lo vamos a tener que hacer las generalistas. Lo podemos hacer, pero eso va en detrimento del fichado general”, explicó.

Respuesta del hospital

En diálogo con “La Comuna”, la directora del hospital Ana Senesi respondió consultas sobre este tema y adelantó que tal vez la semana que viene el puesto de barrio Nuevo tenga atención por la tarde con un nuevo profesional.

La gente se tiene que acostumbrar a ser atendidos por generalistas. Los que ellos no pueden atender, tienen que derivar al hospital” Ana Senesi, directora del hospital

P- ¿Por qué no hay pediatras en barrio Nuevo, dado la cantidad de niño y niñas? 
R- Los médicos generales están formados para atender pediatría y ginecología y si ellos no lo pueden resolver tienen que derivarlo al hospital.
P-¿Cuántos pediatras tiene el hospital?
R- Tenemos 11 pediatras que hacen internación y consultorio a demanda de mañana y tarde. Se atienden a unos 80 niños por día en el hospital. A eso se suman cinco pediatras más de la UTI (Unidad de Terapia Intensiva).
P- ¿Cómo van a dar respuesta a los vecinos de barrio Nuevo? 
R- Están por ingresar dos pediatras más al hospital y uno de ellos lo enviaríamos a barrio Nuevo. De todas maneras hay poco recurso humano. No porque exista una negación del gobierno al ingreso de personal, sino porque no hay. Incluso en los privados tampoco hay guardias pediátricas. Sin embargo la gente se tiene que acostumbrar que el médico generalista está preparado para atender niños. Los centros de salud están para que sean atendidos por médicos generalistas.
P- Pero dos médicas para un barrio tan grande es poco.
R- Es el personal que tenemos lamentablemente. Lo que podemos decir es que en los próximos días el puesto de barrio Nuevo atenderá por la tarde con un médico generalista hasta las 20 horas.
P-¿Cuántos médicos estaría necesitando el hospital para dar respuestas a la población?.
R- Esto se va a solucionar cuando tengamos el SIARME ( Sistema Integral de Atención Médica de Emergencias) que ya no dependerá del hospital. Eso va a descomprimir mucho. Es como el SAME de Bs.As. Es un pre hospitalario que hace emergencias y ellos definen a qué lugar derivar al paciente, si al privado o al público.

Pocos remedios y pastillas anticonceptivas

En diálogo con algunos médicos de distintos centros de salud, la mayoría coincidió en que hay faltante de medicación para pacientes crónicos y también de pastillas y otros métodos anticonceptivos. “Últimamente le decimos a las chicas que por ahora compren las pastillas porque no están llegando en tiempo y forma”, dijo una profesional.

Otro médico, que prefirió reserva de su nombre, manifestó que cuesta decirles a los pacientes que tienen que ir al hospital a buscar las pastillas o la medicación de crónicos.

“Muchos no tienen dinero para ir hasta el centro en colectivo y no les queda otra que no tomarlas. El problema es que si las mujeres no tienen dinero para comprar las pastillas, interrumpen ese cuidado y quedarán embarazadas”, explicó.

Este medio consultó a la directora Ana Senesi por estos temas. En cuanto a los pacientes crónicos explicó que el traslado al hospital fue por una “cuestión interna, para el recuento y redistribución de medicación, sólo para enero y febrero”, por lo que próximamente se podrán retirar en los centros de salud.

En cuanto a los anticonceptivos aseguró que “tenemos inyectables, pastillas y chips. Sino llega por Provincia o Nación lo compra el hospital”, respondió la directora del hospital local Ana Senesi.

  • 2 médicas generalistas son las que deben dar respuesta a chicos y grandes. Una debe cumplir guardias.
  • 1400 niño/as menores de seis años son atendidos en el puesto sanitario de barrio Nuevo.

Testimonios de vecinas

“Nos mandan al hospital y con suerte te atiende un médico generalista, pero no es lo mismo. En este momento por ejemplo tampoco hay control de niño sano y cuando llegamos al hospital nos dicen que no lo puedan atender porque el nene tiene domicilio en barrio nuevo. Hay mamás que tienen hasta cinco chicos y ante cualquier situación de emergencia médica tienen que movilizarse con todos sus hijos y poder ir a la salita es una gran solución, pero no lo podemos hacer porque cuando llegas no hay turnos o directamente no hay médicos”. (Rocío Morales, mamá de tres hijos)

“No todos tenemos la plata para pagar el colectivo, hay madres que tienen que viajar con sus hijos porque no tienen con quien dejarlos y no llegan a pagar todos los boletos. Incluso mi hermana tuvo que pedirle a un vecino que tiene auto que la lleve porque tenía su nena enferma. Pero también los vecinos andan flojos con la nafta, eso demuestra que estamos todos afectados. Cuando no hay médicos somos asistidos por los enfermeros y sólo se entregan 10 turnos por día. A veces tenemos que esperar desde las cuatro de la mañana para conseguir un lugar”. (Alicia Quiroga)

Carta de una vecina a la directora

Desde el año pasado se sabía que en cualquier momento el puesto sanitario quedaba sin pediatra, a pesar de ser el barrio con mayor superpoblación. Esto alertó a los vecinos, pero fue Lucía Medina quien se animó a ir a reclamar ante la Dirección del Hospital y dejar una carta dirigida a la Directora Ana Senesi. Textualmente la carta dice lo siguiente:

“Me dirijo a usted con el carácter de pedirle una prontra respuesta, ya que en la salita de barrio Nuevo no tenemos pediatra y nuestros chicos quedan sin poder tener el control de niño sano.

“Yo por mi parte ya fui al hospital y en ventanilla me respondieron de muy mala manera, diciendo que en el hospital están colapsados y que de ninguna manera me podían dar un turno, ya que en el barrio hay un centro de salud.

“Yo como todos los padres del barrio, necesitamos urgente una respuesta. Tampoco los podemos llevar a otro centro de salud porque la historia clínica de ellos está en barrio Nuevo.

“Piense que este es el barrio más grande la ciudad y son casi 200 niño (de 2016 al 2018), sin contar los que van ingresando y que necesitan controlarse”.

Editor Picks