Femicidio anunciado: la mató de varias puñaladas delante de su nieta

Eduardo Valenzuela de 50 años, tenía antecedentes de violencia y amenazas con armas, e ignoró la prohibición de acercamiento judicial. Atacó a la mujer en su casa de Colonia Fátima, con golpes y un cuchillo. Vecinas pidieron ayuda, pero no había policías.

Otra vez un femicidio anunciado en la región. Un hombre de 50 años, violó por enésima vez una orden de prohibición de acercamiento y mató a puñaladas a su expareja de 56 delante de su nieta, en el barrio Colonia Fátima de Cervantes. 

Vecinas presenciaron la agresión y señalaron que no pudieron conseguir ayuda a tiempo, debido a la ausencia policial.

El hecho se investiga como femicidio e interviene el Fiscal Luciano Garrido. El atacante, identificado como Eduardo Valenzuela, fue detenido.

El crimen ocurrió ayer al medio día, en una casa ubicada en la calle Jacobo Glanz. Una vecina contó que escuchó gritos desde la calle. Cuando se dirigió a la vivienda, vio cómo el asesino golpeaba a la mujer, que se llamaba Patricia Parra.

“Llamá a alguien porque me está pegando muy fuerte”, pudo gritarle Parra. La testigo contó que fue al destacamento policial que está a la vuelta de la cuadra, pero se “cansó de golpear y no salió nadie”.

Cuando volvió, Valenzuela ya tenía el cuchillo y la estaba apuñalando. La vecina dijo que , por miedo, se fue del lugar y minutos después el femicida escapó en el auto en el que había llegado.

Parra tenía una nieta pequeña que estaba a su cuidado y que se escondió mientras el asesino atacaba a su abuela.

Según testigos y familiares, la víctima tenía cortes en el cuello, la cabeza y al costado del abdomen, además de hematomas por golpes de puños y patadas.

Una hija de Parra dijo que Valenzuela, tras el crimen, se fue a una chacra, donde vivía hace dos meses. “La maté a la Patricia”, le dijo a un sobrino. El joven llamó a la policía y cuando llegaron los uniformados el femicida intentó escapar, pero fue detenido.

Hoy se le formularán los cargos, según informaron representantes del Ministerio Público Fiscal. En el lugar trabajó personal de Criminalística y uniformados de la comisaría 22 de Cervantes.

Milena, hija de la víctima, dijo que su mamá sufrió durante mucho tiempo a violencia de género por parte de Valenzuela.

“El le ponía el revólver en la cabeza, varias veces la amenazó”, contó. Parra tenía ocho hijos, algunos en común con el asesino. Con Valenzuela estuvo conviviendo 29 años, pero nunca se había animado a denunciarlo.

Hace dos meses, el hombre volvió a amenazarla con un arma. Cansada, y a pedido de sus hijos, hizo la denuncia y la policía le secuestró el revólver. Además se dispuso una orden de restricción. Pero el asesino nunca la respetó y volvía al domicilio a amenazarla.

Marcha

Esta tarde desde las 18 en Avenida Roca y Tucumán, la Multisectorial de Mujeres de Fiske Menuco brindará una conferencia de prensa y desde las 18:30 marcharán por las calles céntricas pidiendo justicia con la consigna “No estamos todas, falta Patricia Parra!”. Convocan a la comunidad en general.

Editor Picks