Fiesta Nacional de la Manzana: se vendió más cerveza que artesanías

El aumento de todos los productos que se ofrecieron durante la primera noche de fiesta desanimó un poco a los visitantes. “La verdad es que no encontramos nada barato, pero eso no solo nos pasa acá. El aumento lo vemos todos los días, en cada negocio. Pero entendemos que en el marco de una fiesta tan importante los precios estén un poco más elevados, por lo que implica poner un stand”, comentó un grupo de amigas roquense que recién comenzaba el recorrido por los distintos puestos de comida.

Como ya es costumbre el predio de la fiesta propone una gran cantidad de ofertas gastronómicas, que cerca de las 20 ya comienza a funcionar. A pesar de ello muchas personas manifestaron que tenían pensado ajustar las compras en relación al dinero que generalmente utilizar en una salida de este tipo.

“Comer en familia es un gasto enorme, por eso cuando decidimos cenar acá primero hicimos un recorrido mirando precios y luego optamos por las opciones más económicas. Que en realidad de económicas no tienen nada pero ayudan a darnos al menos un gustito”, sostuvo Mirta que fue a la fiesta acompañada por sus dos hijos y tres personas mayores y gastó $700 en la compra de tres hamburguesas, tres cervezas y un agua de litro.

A pasar del gran aumento de los productos que se pudo ver, en relación a la fiesta anterior, la gran mayoría de los visitantes decidió probar alguna de las ofertas por lo que se vio pequeñas y medianas filas para comprar.

Sin dudas el patio cervecero fue el más exitoso de la noche. Fue el primero de los espacio que comenzó a realizar ventas y se mantuvo lleno hasta el cierre de la noche. La más pedida en las diferentes cervecería fue la rubia, la siguió la roja y en último lugar quedó la negra.

En el sector de emprendedores y de artesanos la venta estuvo más complicada. “Mucha gente viene, mira algo que le gusta y cuando le decís el precio se va” relató una artesana de Buenos Aires. A pesar de ellos esperan que los próximos días las ventas aumenten, ya que sostienen que en los diferentes lugares “viene muy flojo”.

El espacio de juegos para los más péquenos fue muy visitado pero muchos sólo se acercaron a mirar. El parque de juegos que llega cada año con alrededor de 13 atractivos ofreció pases de $100 a $200. El más elegido por los niños y adolescentes fue el Kamikaze que tiene un valor de $150. También el predio contó con juegos de realidad virtual a $100. Pero nadie se quedó sin jugar, porque muchos niños pudieron disfrutar del espacio recreativo del Municipio y del INTA.

Fotos: Gonzalo Maldonado.

Editor Picks