Llegó el gran día: Neonatología se muda al edificio nuevo

La nueva “Neo” del Hospital “López Lima” empezó a cobrar vida este lunes con la mudanza de equipamientos y mobiliario, luego de una larga espera por parte del personal del nosocomio y las familias de los pacientes.
Más espacioso, luminoso y con un amarillo intenso que contrasta con las desgastadas paredes del antiguo sector; los pasillos de Neonatología van tomando forma para asistir a 24 bebés prematuros en un futuro próximo.
Hace exactamente cuatro meses y tres días el edificio está terminado; pero nunca se había puesto en funciones por falta de equipamiento y personal. Al menos eso sucedía hasta hoy martes, día en que la mudanza de equipos y pacientes estará concluida. Ayer comenzaron con el mobiliario, insumos y equipos, y hoy será el turno de los pacientes.
Según explicó la jefa del servicio, Silvana Aguilar, el lunes 26 de febrero será el inicio formal de tareas con un acto de inauguración a las 10 que contará con la presencia de directivos del hospital y autoridades provinciales.
Dos días de mudanza resumen el trabajo de años por gozar y otorgar el derecho a la salud a los roquenses en las mejores condiciones. Un nuevo capítulo comenzará para los quince pequeños prematuros que serán trasladados hoy al nuevo edificio, con un operativo sanitario de envergadura para cuidar al extremo a aquellos que están luchando por su vida.
El traslado se estará realizando con precauciones y medidas de seguridad, de los de menor a los de mayor complejidad. Especial cuidado demandarán aquellos que precisan asistencia respiratoria. Este proceso requerirá de un médico y enfermero por bebé.
Es la historia de una obra que se hizo esperar, de una promesa que llegó en el 2015 y que se materializó dos años después, con el final de obra.
La inauguración oficial -que había contado con el gobernador Alberto Weretilneck- fue en octubre pasado pero el lugar que alojaría a los pequeños se mantuvo vacío durante cuatro meses.
“Al principio era como mudarnos a un cascarón vacío porque estaba todo muy lindo pero faltaban los equipos. En cuestión edilicia estaba perfecto pero no nos podíamos ir si no teníamos lo más importante”, explicó Rosario Gonzalez, parte del equipo de Enfermería.
La alegría de concretar un deseo, brotó estos días por los rasgos de quienes con mucho amor y dedicación se hicieron cargo de la mudanza, el equipo de Neo.
Del otro lado, en el viejo edificio, una necesidad histórica espera. Luego de algunas obras menores, allí se emplazará la Terapia Intensiva Pediátrica, única a nivel Salud Pública en toda la provincia.

Editor Picks