Muerte en el hospital: “le perforaron el intestino en la ligadura de trompas”

Stella Maris había tenido a su tercer hijo hace apenas tres meses. Después del parto, decidió someterse a una laparoscopía para efectuarse una ligadura de trompas, comentó su esposo Victor Álvarez (37), quien todavía no puede creer la tragedia que está atravesando por estas horas.Te puede interesar: Entró por una ligadura de trompas, falleció y ahora denuncian mala praxisEste mediodía Víctor relató a La Comuna que a partir de la decisión de su compañera, Stella Maris Vega , se le practicaron los estudios y le dieron turno para internarse el miércoles (10/7) , a las 22, en el hospital Francisco López Lima.
El jueves a las 8 la operaron y a las 18 horas le dieron el alta. Pero empezó a sentir mucho dolor y a las 2 de la mañana del viernes la llevé al hospital, nos dijeron que eran sólo gases…”Víctor álvarez, viudo.
En la guardia del hospital le aplicaron un inyectable y les pidieron regresar a su casa, en barrio Nuevo, pero en las horas posteriores los dolores no desaparecieron sino que todo lo contrario, se agravaron.“Estaba descompuesta, se puso muy amarilla”, relató.Fue así que cerca de las 6 de la mañana del viernes, Víctor y Stella Maris regresaron al hospital, en lo que él consideró que era un cuadro ya mucho más grave. Allí, una médica de guardia dispuso que se quede internada.El joven explicó que en todo momento le aplicaban calmantes y que en en una oportunidad le aseguraron que el cuadro iba a pasar ya que se trataban de “gases”.“Ese viernes le encontraron líquido y me explicaron que se iba a absorber de manera natural, que era normal. Después empezó a vomitar líquido verde. Una médica me dijo que se le podía haber paralizado el estómago. Ella tenía miedo, estaba muy fría”, relató.Esa misma noche, según aclaró Álvarez, uno de los médicos del hospital le informó que a su esposa “le habían perforado el intestino delgado durante la ligadura de trompas y se le había producido una peritonitis aguda”, que “corría peligro de muerte”.Cuadro graveEl joven relató que luego la llevaron a cirugía para tratar de cerrar esa lesión en el intestino y una vez operada, pasó directamente al área de terapia intensiva.El sábado el cuadro siguió de extrema gravedad y el domingo por la mañana le avisaron que su esposa estaba en estado crítico. Finalmente, cerca de las 11 se confirmó su deceso.“El médico que la operó vino a verla 30 horas después de la operación y dijo que podía ser psicológico. Después no volvió más”, aclaró Víctor, quien por el momento optó por resguardar el nombre del profesional hasta tanto se avance en la investigación.

Editor Picks