Piden ayuda para una mujer “conflictiva” por adicción a las drogas

“No queremos un nuevo caso Colicheo”, aseguran los residentes de barrio Don Bosco, quienes piden al Estado que se haga cargo del tratamiento de una mujer que, bajo los efectos de la droga, genera serios problemas a los vecinos. 

Don Bosco es un pequeño barrio ubicado a orillas de las vías del ferrocarril, en Stefenelli, entre Vintter y el Roca Rugby Club. Son pocas manzanas y sus vecinos se jactan de ser un barrio “muy tranquilo de gente trabajadora”. Sin embargo en los últimos tiempos han tenido serios problemas con una mujer que reside sobre calle Antártida Argentina.

Los vecinos consultados por “La Comuna”, coincidieron en que conocen a la mujer de hace años y que no es una mala persona, pero que cuando consume algún tipo de sustancia psicoactiva suele provocar inconvenientes.

“Por lo que sabemos ella era masajista y muy buena. Con nosotros nunca tuvo problemas, pero sabemos que necesita ayuda para salir de las drogas. Incluso ella misma me ha manifestado que quiere salir pero no puede sola”, comentó un vecino del barrio.

Otro vecino consultado indicó que es una persona problemática cuando está bajo los efectos de la droga. “Una vez entró a una casa con un cuchillo y amenazó a la familia”, recordó y agregó que se la ha visto recorrer las calles totalmente desnuda.

“Hasta ahora son problemas menores, de amenazas o de tirar piedras a una casa o autos, pero un día va a matar a alguien. Parece que esperan que suceda una desgracia para actuar desde la Justicia”, criticó otra vecina.

Desde la comisaría 67 de Stefenelli, el jefe de la Unidad admitió que es un caso grave para los vecinos del barrio, pero que la policía no puede hacer mucho ante cada pedido de los vecinos.

“De siete días que tiene la semana, nosotros vamos en tres oportunidades. Tratamos de calmar los ánimos o llamamos al hospital, pero ya ni siquiera vienen cuando le decimos de quién se trata. Tiene varias denuncias, pero lo que ella necesita es que la ayuden internándola para una desintoxicación”, sugirió Mesa.

Caso Colicheo

El comisario Mesa recordó el caso de Marcelo Colicheo, un hombre que tenía familia y trabajaba de albañil, pero que las malas juntas y el alcohol lo separaron de sus seres queridos y quedó en la calle generando problemas con otras personas cada vez que estaba alcoholizado.

Esas situaciones le generaron varios enemigos que ya habían intentado matarlo, hasta que lo lograron a principios de diciembre, cuando lo golpearon y quemaron el colchón donde dormía en un baldío de calle 25 de mayo.

Algunos vecinos consideran que la situación que viven en barrio Don Bosco “podría transformarse en el caso femenino de Colicheo” y por eso alertan a las instituciones del Estado y a la Justicia para que arbitre los medios que hagan que la mujer, de unos 40 años, pueda recibir atención profesional, sobre todo cuando ha manifestado querer “salir de las drogas”, pero que “sola no puede”.

Este medio intentó conocer cómo funciona el sistema de salud para estos casos, pero no logró obtener información por ausencia de los responsables del área que estaban de licencia.

Extraoficialmente se comentó que las acciones dependen de cada caso, donde el equipo de salud mental evalúa como tratarlo con la ayuda de un psicólogo y un psiquiatra que analizan una posible internación. Mientras tanto la mujer que genera situaciones violentas en el barrio, envía un mensaje de ayuda urgente.

Voces en la calle: barrio Don Bosco

  1. “Ella no es una mala persona. La conocemos desde hace años, en todo caso es una víctima de esta enfermedad que genera la drogodependencia. Necesita ayuda profesional”
  2. “Una vez entró a una casa con un cuchillo y en otra oportunidad amenazó a un comerciante. Es un peligro. Un día va a matar a alguien y se van a dar cuenta que necesitaba ayuda”
  3. “Parece que el Estado no tiene lugares para ayudar a las personas que padecen problemas con las drogas. Nosotros tratamos de evitarla para no tener problemas”.
  • 40 años aproximadamente tiene la mujer que vive en barrio Don Bosco. Los vecinos piden que la ayuden.

Editor Picks