Quieren crear consultorio médico para personas trans

Incluiría controles de clínica general y tratamientos de hormonización pero además, buscan que sea un ámbito de contención.

La Asociación de Trans y Trabajadoras Sexuales (ATTS) de Roca comenzó a trabajar en la gestión de un consultorio inclusivo que permitiría un abordaje integral de la salud de la comunidad trans.

El proyecto surgió, luego de varios años de trabajo de la asociación, con el objetivo de que se cumpla con algunos de los puntos establecidos en la ley de identidad de género sancionada en el 2012, vulnerados hasta el momento.

El consultorio incluiría controles de clínica general, tratamientos de hormonización, dentro de la red sanitaria pública de Río Negro. Pero también buscan que sea un ámbito de contención y trabajo para garantizarles a las personas trans la plena vigencia de sus derechos constitucionales sin discriminación motivada en su identidad de género.

El espacio comenzaría a funcionar luego de que se conforme un grupo interdisciplinario capacitado compuesto por profesionales de la salud, como endocrinólogos y psicólogos.

Ver nota relacionada: Río Negro tiene cupo trans, pero con las puertas del Estado casi cerradas

El proyecto se comenzó a gestar dentro de la asociación luego de que se inaugurará el primer consultorio inclusivo de la Patagonia en Cipolletti.

“Desde que se creó ese espacio la demanda fue muy grande, todas las semanas llegan personas de distintas ciudades. Eso refleja la gran necesidad que tenemos que poder acceder a una atención médica como lo hacen todas las personas”, comentó Georgina Colicheo, referente de ATTS.

También explicó que el colectivo trans tiene muchas dificultades para acceder a todas las áreas tanto de la salud como educación, vivienda y trabajo. “Para el común de la gente estos son derechos básicos a los que generalmente puede acceder sin grandes dificultades, sin embargo para nosotras la realidad es totalmente diferente, a nosotras hace algunos años atrás nos atendía un veterinario y nos cobraba carísimo”, recordó.

El promedio de vida de una persona trans es de 35 años, y esto tiene que ver con la calidad de vida que les permite el sistema. Se trata de un sector muy vulnerado que pese a que hay un ley que debería garantizar sus derechos, la aplicación efectiva es sólo una utopía.

Este mes la asociación se reunió con el equipo de trabajo del consultorio inclusivo de Cipolletti, quienes llevan más de un año trabajado en el Hospital Viejo, con el objetivo de compartir experiencias y obtener herramientas para la gestión del nuevo espacio en la ciudad. En Cipolletti funciona todos los miércoles durante solo dos horas, por lo que muchas las personas que no logran ser atendidas.

Ver más: Hay sólo dos lugares de atención médica para trans en Río Negro

Hace varios años el colectivo trans tiene una ley que exige el cumplimiento efectivo de la identidad de género y un cúmulo de derechos que hasta la actualidad siguen siendo vulnerados. “La creación de este consultorio es fundamental para todas las personas trans, nos permitiría un abordaje integral de la salud en el área pública, ya que la mayor parte de nuestra población no tiene obra social”, finalizó Colicheo.

Editor Picks