Recuerdos a 70 años del los comienzos de la PAC en Gómez

La primera producción de tomates que salió de la fábrica de Gómez fue en 1948. Un grupo de italianos puso el conocimiento y el trabajo y la empresa Canale las tierras para un proyecto que fue uno de los más importantes de la Patagonia norte.

La foto, en blanco y negro, muestra una máquina con varias personas en su derredor. La máquina es una envasadora de tomates y entre las personas que allí se ven, figura su padre, Policarpo Zinelli. Su dedo tembloroso señala y explica.

“Mi papá era un experto en la plantación de tomates y cuando vino a Gómez, tuvo que enseñar a la gente como se plantaba, cuidaba y cosechaba.

Esta foto muestra la máquina, que en esa época era la más moderna”, asegura Italo Zinelli, de 81 años.
Policarpo llegó de Italia en 1949 y un año antes la fábrica de tomates P.A.C (Productos Alimenticios Conservados) ya había logrado su primera producción, lo que significa que se cumplen 70 años del inicio de una empresa que transformó totalmente la vida de miles de habitantes y la forma de trabajar.

Según explica Italo, los italianos Vieri Ardenghi, Lazaro Tanzi y Martinazi salieron de Italia por el temor a que el comunismo llegara a su país y les quitara sus propiedades. Eso se sumó a los beneficios que otorgaba la Argentina de Perón y a un proyecto ambicioso de la familia Canale.

“La idea era que los italianos pusieran su conocimiento y trabajo, mientras que Canale ofrecía mil hectáreas ( zona de Gómez y barrio Belgrano) y la construcción de la fábrica (hoy en manos de la empresa L.P). Así nació la PAC”, cuenta.

Según explica, Canale estaba muy interesados en este proyecto, ya que tenía una fábrica de hojalata en Llavallol, con la que pudo distribuir las latas de tomate a todo el país.

La de Gómez no era la única fábrica de tomates en la región, también tuvo sus réplicas en Huergo y en Lamarque.

“Una de las oleadas de inmigrantes italianos tuvo que ver con la búsqueda de trabajo en la PAC, así como las que llegaban de Usuhaia, donde muchos quedaron sin trabajo en los puertos”, explica.

Ángel Neyra, vecino de Gómez, siempre vivió frente a la fábrica y recuerda que siendo muy chico, su padre tenía la llave del lugar y que más de una vez le tocó ir a abrir el portón para que decenas de camiones, camionetas y carros ingresaran a la fábrica con tomates que llegaban de todas partes. “Sobre la Félix Heredia solía formarse una larga cola, esperando a dejar su producción. Llegó a tener tres turnos laborales con unos mil empleados”, cuenta Neyra.

El mismo Italo Zinelli ingresó a trabajar realizando todo tipo de tarea. “Empece a los 16 años, pegando cajitas y salí como jefe de producción”, recuerda.

La cercanía del ferrocarril, permitió que toda la producción de tomates envasados tuvieran rápida salida hacia puertos y ciudades principales del país, logrando ser uno de los emprendimientos modernos de mayor importancia en la Patagonia norte.

Luego de décadas de producción, la PAC se disolvió como tal, convirtiéndose en “Viuda de Canale e hijos” y finalmente como “Canale S.A” hasta su total desaparición.

La PAC trajo una máquina suiza con la que se podía envasar el tomate y distribuirlo por tren a todo el país” Italo Zinelli, trabajador de la PAC

  • 50 % del capital era de Canale y el otro del Dr. Fusari, quien trabajaba en la embajada, en Bs.As.

Editor Picks