Se “hundió” la calle después de que terminaron una obra cloacal

A pocos meses de haber concluido la obra de recambio cloacal en calle 9 de Julio, en pleno centro de Roca, los vecinos y comerciantes de esta zona manifestaron su enojo tras la rotura de uno de los caños que provocó el hundimiento de varios metros de calle.

Desde ayer la empresa Aguas Rionegrinas (ARSA) se encuentra trabajando en el lugar, pero aún no finalizaron las tareas y esta situación se encuentra afectado principalmente a los comercios.

En marzo finalizaba una de las obras más esperada por muchas familias de la ciudad, tras años de problemas con el sistema de cloacas. La situación parecía haber llegado a su fin, sin embargo esta semana volvieron los inconvenientes.

En calle 9 de Julio entre Neuquén y Santa Cruz un gran pérdida de líquidos hundió el pavimento que hace cinco meses fue reconstruido tras la finalización de la primera etapa del plan de mejora cloacal.

“Nos sorprendió mucho que el asfalto se rompa porque tiene varios centímetros de hormigón. Ayer la empresa retiró toda la tierra mojada que fue cediendo hasta provocar el hundimiento del asfalto”, comentó Roberto, uno de los vecinos.

Pero sin duda los más afectados por este hecho son los comercios que funcionan en la cuadra, ya que ayer durante varias horas los obreros de ARSA debieron realizar un corte de calle completo, impidiendo la circulación normal.

En este lugar funciona una panadería y un lavadero de autos, y los dueños de ambos negocios manifestaron que durante la jornada de ayer la actividad fue casi nula. Exigen que el problema se resuelva lo más pronto posible, ya que por cuatro meses estuvieron afectados por la misma situación, cuando la obra de cloacas se puso en marcha.

Editor Picks