Terapia intensiva: veinte años luchando por la vida

La Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital “Francisco López Lima” cumplió 20 años de existencia. Un equipo de 25 profesionales celebra por estos días el aniversario de un servicio que salva vidas a cientos de rionegrinos luego de graves enfermedades y eventos traumáticos.

El servicio nació con cinco camas y creció a siete en las dos décadas. Esas siete camas tienen que dar respuesta a la necesidad de internación de todos los pacientes graves no sólo de Roca sino de un 40% de los rionegrinos, que son quienes reciben derivación a este hospital, desde Río Colorado a Allen y desde Maquinchao a Sierra Colorada.

La unidad no sólo da cobertura al sector de pacientes de salud pública o pacientes que el sector privado no pueda absorber, sino que trabajan con las víctimas de eventos traumáticos que llegan al hospital público por protocolo, tengan o no cobertura de obra social.

El equipo de médicos, enfermeros, mucamos y kinesiólogos, con la médica Cristina Orlandi a la cabeza desde sus inicios, no solamente procura por la vida de aquellos que están graves, sino que cumplen un rol de contención a las familias de los pacientes, que están viviendo una profunda crisis.

“Nuestra gran fortaleza es el recurso humano, tenemos un equipo comprometido y capacitado. Las grandes dificultades fueron los recursos”, balanceó la jefa del servicio Cristina Orlandi. “Los gastos en salud son ilimitados con toda la tecnología y los avances, pero los recursos no son infinitos”, aseguró.

“Se asocia a la terapia con la muerte, pero en realidad hay que asociarlas con la posibilidad de vivir después de una enfermedad grave o de un trauma porque en la Terapia Intensiva sobreviven el 75% de los internados”.

El tomógrafo propio en el hospital fue uno de los hitos del servicio: “contar con este aparato y hacerlos a cincuenta metros no es lo mismo que someter a los pacientes a traslados”, comentó la médica.

El equipo también trabaja en un rol docente, ya que el servicio es el único que cuenta con Residencia Médica donde se forman los futuros especialistas en “cuidados intensivos o intensivistas”. Estudiantes de Enfermería también hacen sus prácticas en el servicio.

La incorporación al staff permanente de dos médicos que hicieron su residencia en este servicio (única en la Provincia) es otro de los hitos. Hoy son especialistas. “Los formó salud pública a través del sistema de residencias médicas y se quedaron en salud pública”, opinó la médica.

Tres de los siete médicos de UTI son recibidos en la zona, en la Universidad Nacional del Comahue sede Cipolletti, lo cual significa un orgullo para la región. “En este momento hay dos médicos mas en formación que estamos esperando incorporarlos al hospital”, agregó.

  • Los veinte años de UTI fueron de crecimiento en la profesionalización y la calidad del recurso humano.

Desde el 2010, “el desafío para nuestro sector era formar recurso humano, y eso es lo que hicimos”, comentó Orlandi. Hay escasez de médicos de esta especialidad y enfermeros capacitados.

Una cama eléctrica: próxima misión

Cuatro de las siete camas con las que cuenta el servicio son eléctricas, aparato que mejora la estadía y la calidad de atención del paciente. Ahora, necesitan una quinta cama eléctrica para estar en óptimas condiciones, pero los altos costos -5.000 dólares- dejan lejos la posibilidad de adquirirla.

Con motivo de la celebración por el 20 aniversario, desde el servicio se propusieron organizar actividades solidarias para recaudar fondos y alcanzar el objetivo. “Buscamos un gesto de la comunidad. Haremos más acciones y veremos cuánto aporta el Ministerio de Salud para conseguirla”, explicó la titular del área, Cristina Orlandi.

Cifras

  • 75% de las pacientes que pasan por Terapia intensiva sobreviven en el Hospital “Francisco López Lima”.
  • 5000 dólares cuesta una cama eléctrica para incorporar al servicio de salud

Editor Picks