Viajó de Roca a Rusia sin entradas, pero sueña con ver a la Selección

Federico Manes es roquense, llegó a dedo hasta Europa y, sin entradas, espera poder ver algún partido de Argentina.

Se llama Federico Javier Manes. Tiene 28 años. ¿Profesión? Odontólogo. Es oriundo de Roca, pero también vivió en La Plata. Hoy duerme en plazas, estaciones o demás lugares en Moscú. No tiene entradas, pero sueña con ver a la Selección Argentina. Y después de haber viajado a dedo hasta Rusia, podríamos decir que se lo merece.

Esta es la historia de un roquense que viajó por el globo con un ímpetu aventurero y la bandera Albiceleste flameando bien alto. Esta es la historia de Fede, que sueña con ver a Messi y sus compañeros haciendo historia.

– ¿Hace cuánto andas de viaje por el mundo?

– Empecé a viajar desde Barcelona a dedo, en tren y demás. De ahí fui a Italia, donde también viaje así, hasta acá. Llevo dos meses y medio casi viajando así… Fue casi todo a dedo, pero utilicé varios medios. Estuve durmiendo en playas, abajo de puentes, en la plaza, cerca de una estación. Fui por toda la costa del Mediterráneo, que era un poco la idea del viaje. Ahora la intención es seguir a la Selección el mes entero, y después si puedo ir hasta Noruega.

– ¿Fuiste exclusivamente para el Mundial, o fue coincidencia que justo andabas cerca en estas fechas?

– El viaje lo proyectábamos con un amigo, pero el se bajó y yo me vine igual. Es un tema del Mundial, yo en Brasil no me pude organizar para ir, así que era una cuota pendiente. Me fui organizando, ahorrando… yo vivía en La Plata, pero me volví a Roca para poder juntar plata y viajar al Mundial, conociendo también Europa.

– Si bien no tenés entradas, estás ahí donde pasa todo. ¿Qué pensas hacer con ese tema?

– En un momento me ilusioné con que me podían llegar a dar una entrada, pero ahora me parece que no… El otro día no querían dejar entrar a una familia con la madre y la hija sordomudas, por ejemplo, incluso cuando hablamos con gente del búnker; pero al final las hicieron pasar. Está difícil. Si puedo llegar a conseguir una entrada, buenísimo, pero si no con estar acá ya estoy agradecido con todo, con la vida. Después en una de esas, si se rompe el chanchito se rompe y veré si puedo conseguir alguna entrada barata, pero de alguna forma quiero acompañar a la Selección en todos lados.

– ¿Cómo ves a la Selección? ¿Te gusta la lista de convocados?

– Sigo sosteniendo que faltan Ascacíbar o el “Chapu” Braña, nos falta un mediocampista que meta un poco más de garra. No tenemos hoy alguien que corra más las pelotas. Ahora con Enzo Pérez nos va a dar juego en el mediocampo, pero si fuera por una cuestión posicional tendría que haber venido Lautaro Martínez creo.

– Ya que estamos, podrías tirar un pronóstico de como le va a ir a Argentina…

– Para mi ganamos los tres primeros partidos, aunque primero hay que jugarlos. Espero que lleguemos a la final con Brasil y ganemos, ojalá. Quiero a Argentina campeón, y que la figura sea el equipo. Hay que estar por encima de los nombres. Si hay que elegir uno, decimos Messi (risas). El Pipa también, ojalá sea su Mundial.

La diferencia horaria es grande y la jornada fue extensa, pero cada vez que puede, Fede aprovecha para sacar a relucir parte de su ADN platense (por adopción, claro). Fanático de Estudiantes, deja un pedido: “quiero aprovechar para desearle una pronta recuperación al Doctor Carlos Salvador Bilardo y a Pachorra Sabella, que la familia Pincharrata los quiere mucho”.

Fue un día agitado. Está lejos de casa, está con pocas horas de sueño y con mucho viaje encima. Pero aún así, Federico se acuerda siempre de los suyos. Así se despide: “Antes de dormirme, me gustaría agregar un agradecimiento a mi familia que siempre me bancó y a mis amigos, ‘Los Asnos’, que siempre me aguantan en todas”. Y quien te dice, en una de esas, terminan festejando que Fede pudo entrar a ver a la Selección…

Editor Picks