“Con cuatro gotas parte de Roca se inunda”

Desde la calle

Una vieja afirmación callejera sostenía que en Roca caían cuatro gotas de lluvia y se inundaba. Esa frase se refería a la calle 9 de Julio, que dividía en dos a la ciudad hasta que la lluvia aflojara.

Ese problema se resolvió parcialmente con varios derivadores que de algún modo disimulan el caudal del agua que corre por ahí ante precipitaciones fuertes. Se sabe que la solución definitiva es muy costosa y obligaría a romper las calles de media ciudad.

Pero esa vieja afirmación sigue teniendo fuerza en varios sectores de la ciudad donde con cuatro gotas las calles quedan intransitables. Y estamos hablando de la zona céntrica.

Una de ellas es la calle Tucumán, entre Misiones y Santa Cruz, donde hay una escuela, un supermercado y varios comercios. Ellos saben lo que es padecer inundaciones multiplicadas. Algunas por las lluvias y otras por desbordes cloacales que se producen casi regularmente. Ni una cosa ni la otra tuvieron solución durante años. Está claro que el sistema cloacal afronta problemas en esa esquina y también está a la vista que al menos esa cuadra está por debajo del nivel de otras.

Arreglar una y no la otra sería como no arreglar nada. Hay que encarar las dos cosas, romper la calle de una vez y resolver cloacas y asfalto. Antes deberán ponerse de acuerdo municipio y provincia porque a cada uno le corresponde una de las tareas. El asfalto al municipio y las cloacas a la provincia.

Muy cerca de ahí, en la esquina de Neuquén y 9 de Julio, se nota la diferencia de nivel en la calle, que cada vez que llueve, se inunda de vereda a vereda.

Sólo dos ejemplos de obras necesarias, aunque sólo sean visibles cuando llueve o cuando desbordan las cloacas. Y seguramente de mucho menor costo que entubar 9 de Julio.

Editor Picks