Editorial: los pacientes no quieren partidismo

Los pacientes que van de madrugada a hacer cola por un turno al Hospital López Lima no quieren saber sobre las peleas entre Soria y Weretilneck.

Los familiares de internados que llegan desde otras localidades o parajes y deben afrontar los gastos de su estadía en Roca no tienen tiempo para analizar el límites de las responsabilidades de Provincia y Municipio.

Los usuarios de la red hospitalaria necesitan respuestas ágiles y efectivas. Por eso fue una buena noticia esta semana que se reactivaran las reuniones del Consejo Local de Salud.

Paralizado durante siete meses, el espacio integrado por representantes de la Dirección del nosocomio, de los trabajadores, del Ejecutivo municipal, del Concejo y de instituciones como la Cámara de Comercio, volvió a debatir sobre las necesidades del centro de salud.

El primer encuentro fue con un intenso intercambio de opiniones, pero más allá de las palabras, la foto de esa larga mesa también permite sacar conclusiones.

La heterogénea composición es saludable y garantiza una amplia representación de la comunidad. Lo que no puede perderse de vista es que estamos empezando a recorrer la etapa preelectoral y el riesgo es que los intereses partidarios se pongan por encima del espíritu del Consejo.

Los concejales del FpV plantearon incómodas preguntas para las autoridades del hospital, advirtiendo que el municipio está “atajando todos los penales” a la hora de las demandas sociales, porque los organismos provinciales están ausentes.

En los próximos encuentros seguramente aparecerán más planteos de este tipo y será allí donde deberá demostrarse la capacidad para debatir en forma ordenada, sin perder de vista la importancia que tiene el Consejo para generar soluciones en el sistema de Salud.

Un dato no menor para tener presente es que se trata del único ámbito institucional donde la Provincia y el Municipio están sentados alrededor de la misma mesa. Volver a paralizar las reuniones sería una mala señal hacia los usuarios del hospital y los centros de salud barriales.

Ahora bien, en el sector privado de salud también tuvieron que escuchar incómodas preguntas esta semana.

Referentes locales del PRO pusieron el dedo en la llaga con una doble acción: consultaron a la Federación de Clínicas por qué no estaban garantizadas las guardias pediátricas en los sanatorios roquenses y al mismo tiempo pidieron formalmente al Ministerio de Salud que informe cuáles son las obligaciones impuestas por ley a esos prestadores.

La situación forzó una primera reunión el martes en Feclir y de allí surgió el compromiso de ampliar el debate, sumando a Federación Médica y a funcionarios de los ámbitos municipal, provincial y nacional.
Otra buena oportunidad de intercambiar opiniones en forma ordenada, para ofrecer respuestas a los miles de roquenses que se resisten a naturalizar las fallas del sistema de salud.

  • El usuario de la red hospitalaria necesita respuestas ágiles. Por eso fue una buena noticia la reactivación del Consejo de Salud.

Editor Picks