Editorial: ¿no es tiempo de candidaturas?

“No es tiempo de campaña ni de candidaturas” suele escucharse por estos días cuando se consulta en los medios a los principales dirigentes políticos de la ciudad y de la provincia sobre sus proyectos a mediano plazo.

Una respuesta de manual, que esconde mucho y dice poco sobre la realidad que ya se vive puertas adentro de los partidos.

Pero sobre todas las cosas, una respuesta que revela la distorsión sobre la finalidad de la tarea proselitista y -al final de cuentas- sobre la fragilidad del contrato que intenta sellar un vecino cuando deposita la confianza en un candidato a través de su voto.

¿No es tiempo de campaña ni de candidaturas? ¿O no es tiempo de campaña ni de candidaturas, tal como las proponen quienes están al frente de los partidos?

Claro que no es tiempo de agravios, de basar la estrategia en la destrucción del adversario, de construir un discurso únicamente mirando para atrás y sin anticipar nada hacia adelante.

Si piensan repetir ese modelo, pues bien, que las campañas sean lo más cortas posibles.

Pero si hay más de un roquense dispuesto a presentar proyectos concretos, a debatir ideas, a tomar lo mejor del pasado y del presente para potenciarlo en el futuro, a escuchar las propuestas de aquellos vecinos calificados en diferentes rubros que podrían fortalecer una plataforma de gobierno, entonces que la campaña empiece ya.

Qué mejor para una ciudad que la elección de sus representantes sea después de haberlos escuchado en el abordaje de una amplia lista de temas urgentes e importantes

Qué mejor para un elector que la llegada a las urnas con la sensación de que está eligiendo el mejor candidato y no el “menos malo”

Qué mejor, en definitiva, que votar a una persona preparada para llevar las riendas de un municipio, achicando los riesgos que suponen los candidatos basados en el marketing o en los padrinazgos.

Lo que no debe perderse de vista es que no habrá buenos resultados si el primer paso no viene de la mano de la transparencia en las intervenciones públicas. De dejar las medias palabras de lado y blanquear las pretensiones personales.

En Roca hay sectores opositores que están mejor posicionados en ese sentido, porque ya le están diciendo a los vecinos dónde quieren estar después del 10 de diciembre del 2019.

El PRO tiene lanzados al concejal Gabriel Giayetto y al dirigente Nicolás Suárez Colman. El vecinalismo tiene definida la ratificación del edil Mario Álvarez.

Pero faltan dos actores protagónicos, como el FpV y Juntos. ¿Habrá contienda entre la diputada María Emilia Soria y el legislador Alejandro Palmieri?

Saberlo pronto ayudará a la calidad de la campaña. Un proceso electoral con debates intensos y profundos sin dudas derivará en un futuro gobierno con una alta cuota de legitimidad.

  • Una respuesta de manual, que esconde mucho y dice poco sobre la realidad que ya se vive dentro de los partidos.

Editor Picks