Elecciones: “Por ahora es sólo un llamado de atención”

La lectura de lo sucedido el domingo en Roca obliga a la autocrítica de los protagonistas. Básicamente del Frente para la Victoria, porque el triunfo claro a nivel local, no debe confundir. Es que si ese resultado se hubiera repetido en otras localidades, hoy estaríamos hablando de otra cosa.

Lo cierto es que al Frente para la Victoria, concretamente a Soria, le fue bien en Roca, ganó por amplio margen y su partido puede aspirar a un nuevo mandato en el municipio. Pero eso es sólo un contexto local. Y no es una ofensa definirlo así cuando las aspiraciones de un candidato o un partido exceden los límites de la ciudad.

Suelen confundir las adulaciones multiplicadas y los éxitos locales, tanto que no dejan ver el escenario más grande que es la provincia a la que se aspira conducir.

De todos modos hay un alerta a tener en cuenta. Soria cosechó menos votos que en la última elección a intendente. Algunos vecinos roquenses que lo habían votado, esta vez decidieron cambiar. Y hay que explorar en las razones por las que buscaron otro referente. Creo que a Soria no lo juzgaron por su gestión al frente del municipio, esta vez lo que los electores calificaron fue el estilo de hacer política. Y a juzgar por el resultado, el del intendente de Roca no los convenció.

Tal vez el análisis de los electores es otro. Tal vez pretenden mayor apertura al diálogo, o quieren más autocrítica y menos descalificaciones a los adversarios de turno. O quién sabe, podría resultar que la fórmula con Odarda no sirvió para convencer.

Hay un amplio abanico de posibilidades por las que la cosecha de votos fue menor, pero quedó en claro que los microclimas locales engañan, que los elogios exagerados son para desconfiar.

Editor Picks