“Más vulnerables en tiempos de campaña”

Está claro que en tiempos de campaña los ánimos son distintos, sobre todo en aquellos dirigentes que aspiran a crecer en sus roles, los que dejan un espacio de una magnitud para aspirar a otros más relevantes.

Es tal vez el tiempo en que los políticos más se cuidan de no cometer errores que puedan limar los planes.

Pero no todos cuidan ese detalle. El hecho ocurrió en Allen hace algunos días, cuando el intendente de Roca, Martín Soria, habló con algunos periodistas y en el mismo momento les anticipó que deberían ir buscando trabajo porque el año que viene lo perderían, lógicamente aludiendo a la posibilidad de que él llegara a ser gobernador.

Ahí mismo habló de los periodistas radicales, como si ser radical o peronista o de cualquier partido fuera una condición suficiente para perder el trabajo.

No suma ni para su trayectoria ni para sus ambiciones de conducir la provincia este descalificativo que instala otra vez el temor en un gremio pequeño a quedarse sin trabajo, con lo que eso significa.

Soria no puede decidir, como ningún otro candidato, quién trabaja y quién no en los medios de la región. Y si se refiere a los medios del Estado, los gobernantes deben entender que los periodistas de los medios oficiales no lo son de los partidos, sino de la provincia y por lo tanto deben tener la independencia para trabajar sin estar cargados de temores cada vez que llega una elección.

En todo caso si no están de acuerdo sobre cómo trabajan, tendrán potestad para corregir, no para despedir por el sólo hecho de asociarlos con otro partido.

La vulnerabilidad de los periodistas crece con las campañas. Y eso no es para aplaudir, como se vio en las redes sociales ante las declaraciones de Soria.

Editor Picks