“Sin políticas públicas articuladas no habrá educación igualitaria”

Por Mario Floriani* 

Comienza el ciclo lectivo y se pone en debate la educación, presupuestos, salarios y licencias docentes, en Río Negro podríamos dividir al sistema educativo en tres grandes grupos: escuelas públicas, privadas y de gestión social donde se encuentran las escuelas conducidas por las iglesias y fundaciones que reciben subsidios del estado para sueldos y mantenimiento.

En términos legales todos los estudiantes deben ingresar al sistema educativo (jardín de infantes a partir de los cuatro años) con algunas incorporaciones desde los tres años y en jardines maternales desde los 45 días en menor medida, así lo establece la Ley de Educación N° 4819, en correlato con la Ley Nacional de educación N° 26206, aunque la realidad muchas veces indica que no todos los niños y niñas rionegrinas cuentan con bancos “ vacantes” y acceso a la educación por varios motivos: el estado no prevé la expansión demográfica, se demora la creación de cargos y la construcción o refacción de escuelas, la demanda supera la oferta, algunos padres se olvidan de inscribir a sus hijos en jardín o primer grado, o muchas familias se trasladan a los centros poblados, este año en particular han solicitado vacantes padres venidos de Chile, Bolivia, Colombia, Venezuela, República Dominicana y de Siria, además familias de otras localidades de la provincia y de otras regiones argentinas.

En este sentido, cuando no hubo inscripción previa se hace muy difícil la planificación, a esto se le suma que el cálculo que hace planificación educativa lo hace de manera global, es decir por cantidades de vacantes por localidad sin tener en cuenta los domicilios de los padres y los pedidos de las familias por alguna institución en particular.

Muchas veces por cuestiones laborales y de organización familiar son requeridas las instituciones del centro, que rápidamente completan su cupo por poseer certificado de discapacidad, pertenecer al radio, tener hermanos o por sorteo, quedando solo algunos lugares en los barrios o zona de chacra o más alejados.

Es necesario triangular la información con el hospital público, el Registro Civil y por qué no, volver a los censos escolares anuales para contar con un relevamiento actualizado, más aun cuando hay zonas donde proliferan los asentamientos con nuevas familias.

La vertiginosidad actual , las nuevas tecnologías virtuales, los ajustes económicos, el desempleo, el nivel de estudio de los padres y madres, la brecha cada vez mayor entre clases sociales, hace que esta complejidad social invada la escuela y resulte muy dificultosa la elaboración y atención de cada trayectoria escolar.

El corrimiento del estado, la falta de recursos en las escuelas: materiales didácticos, de mantenimiento edilicio en tiempo y forma, depósito de fondos a las escuelas de jornada extendida, completa, hora más y previsión para las escuelas de jornada simple; el insuficiente financiamiento del sistema educativo para salarios, formación docente, impacta negativamente al interior de las escuelas, tornando la acción de directivos y docentes en asistencial, descuidando el aspecto fundamental que es el pedagógico.

El escaso acceso a la salud pública, y mucho más la atención de especialistas pone en evidencia las pocas posibilidades que tienen los sectores más vulnerables a diagnósticos y tratamientos que acompañen una mejor

calidad de vida y sus trayectorias escolares de estudiantes. Muestra de ello son los índices crecientes en: bajo peso, sobrepeso, obesidad, caries, problemáticas neurológicas, oftalmológicas y psicosociales en los menores, donde se hacen esfuerzos aislados tendientes al abordaje de esta problemática.

La falta de recursos impacta no solo en las familias, sino también en las escuelas, en este último tiempo se evidencia la creciente demanda del refrigerio/ comedor. Este servicio no está programado para todos los/las estudiantes. Es necesaria la articulación interministerial para coordinar políticas públicas activas desde un paradigma preventivo.

La desigualdad también se evidencia en el trasporte escolar, con la aplicación de la resolución N° 906/17 cambiaron las reglas de juego impidiendo que todos los estudiantes pueden acceder a la educación pública.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta son los hechos de violencia familiar, maltrato y abusos en niños y niñas, requiriendo, las escuelas equipos técnicos y supervisiones escolares, intervenciones rápidas de distintos organismos para contener o mitigar tanto dolor y malestar.

Por ello se hace necesaria una verdadera articulación entre organizamos públicos y políticas de Estado para el abordaje de esta grave problemática que golpea a nuestra niñez y adolescencia, elaborando en forma conjunta una guía de actuación con las responsabilidades de cada actor.

La tarea docente se deteriora con las malas condiciones edilicias, contaminantes del entorno del medio ambiente de trabajo (agro tóxicos, humos, caleras, cenizas, mineras y petroleras), vientos, la amplitud térmica, la falta de una política preventiva de la Obra Social Provincial Ipross.

La situación social actual incrementa las enfermedades psicosociales y oncológicas, producto del estrés laboral y la falta de respuestas a las problemáticas que se presentan de manera cotidiana.

Las políticas públicas deben dar mayores y mejores respuestas desde la articulación institucional entre organismos del Estado (educación, salud, Senaf, Justicia, Seguridad, Institutos de Formación, Universidades, etc.) para que los estudiantes transiten una escolaridad feliz e igualitaria.

*Supervisor de educación primaria y ex secretario general de Unter 

Editor Picks