Toma de tierras: “el suelo urbano se hizo prohibitivo”

Nuevas tomas, el acceso a tierra y vivienda en Roca

Por Jorge Barragán* 

Para analizar la situación particular de Roca hay que recordar primero que en la ciudad hay 231 Viviendas del Plan Techo Digno que se encuentran paralizadas.

El gobernador ofreció años atrás la intervención del IPPV, como ocurrió en otras ciudades de la provincia, para darle continuidad a la ejecución de 2.552 viviendas. Sin embargo, el municipio de Roca entendió que podía seguir con las obras.

Hoy, lamentablemente, mientras nosotros continuamos con las viviendas y estamos por inaugurar la mayoría para fines de este año, en Roca se desperdició esa posibilidad.

Más allá de eso, nosotros hemos avanzado en la ciudad con el programa Habitar Río Negro o el Casa Propia, que busca ofrecer soluciones a familias con problemas puntuales.

También estaremos formalizando dentro de poco el programa Camino a Casa, enfocado a las asociaciones cooperativas.

La intención es dar respuestas a través de una herramienta que les permita a esas familias avanzar hacia la construcción de sus viviendas.

Está claro que con eso no alcanza, que la demanda habitacional es superior, porque es algo que no pasa sólo en Roca, pero también hay que mirar el contexto y analizar qué está ocurriendo en el resto del país.

¿Dónde está la raíz del problema? Este déficit habitacional se produce porque gran parte de la ciudadanía no puede acceder a suelo urbano.

Se hizo prohibitivo a partir del año 2003 y desde el 2004 se hizo prácticamente imposible, en cualquier ciudad de nuestra zona.

Ante eso, nuestra intención es distribuir los fondos del Instituto Provincial de Promoción de la Vivienda (IPPV) en más soluciones. No hacer unas pocas casas, sino ofrecer más soluciones habitacionales.

Con el valor que se destina hoy para la construcción de 10 viviendas podemos dar solución a 60 o 70 personas, de otra forma.

Días atrás participé en la ciudad de Resistencia, Chaco, de la Asamblea del Consejo Nacional de la Vivienda y allí quedó a la vista que Río Negro, al igual que en algunas otras provincias, es prácticamente una isla, con 3.300 viviendas en construcción mientras otras jurisdicciones casi no tienen alternativas habitacionales para sus familias.

Hay que recordar que este gobierno nacional llevó adelante un cambio en las políticas habitaciones, marcando una diferencia en lo que es vivienda social.

Eso es bueno, pero en la medida que se les otorgue un presupuesto a esos programas, subsidiando desde el Estado a la gente que no puede demostrar ingresos.

Por otro lado, se buscó que el asalariado tenga a disposición un programa de asociación público privada (APP), donde el 30 por ciento del monto era subsidiado por el Estado y el resto debía conseguirse a través de créditos hipotecarios. Pues bien, eso no tuvo los resultados esperados.

Después de un año y varios meses, no se ha podido consolidar ninguno de esos programas. Y con la situación del país y el avance del dólar, es difícil que estos puedan prosperar.

En consecuencia, hay que buscar una opción de programa en el que el asalariado tenga una oportunidad, pero también una participación en el financiamiento de una vivienda.

Hay que avanzar hacia un acuerdo de financiamiento entre las tres partes, donde el asalariado ponga un aporte inicial para arrancar.

En este sentido, al ser los institutos provinciales los encargados de manejar recursos del Gobierno Nacional para planes de vivienda y hábitat, es necesario conocer con previsión el Presupuesto para el próximo año, por ejemplo, cuál es la proporción de viviendas sociales en este presupuesto.

Por eso, para hacer sostenible la política de vivienda social, es necesario que el Fondo Nacional de Viviendas (FONAVI) recupere su función original: la construcción de viviendas para la población más vulnerable por parte de las provincias.

Y en ese contexto, los institutos de vivienda en cada provincia, deben tener la libertad de diseñar sus políticas habitacionales de acuerdo a la demanda que se les presente.

*Interventor del Instituto Provincial de Promoción de la Vivienda (IPPV)

Editor Picks