Vacunas: “una práctica sumamente eficiente”

Vacunas ¿sí o no?

Por Dr. Eduardo Lozano* 

La investigación sobre la controversia “vacunas si-vacunas no” se realizó en el Taller de problemas complejos, del Profesorado Nivel Medio y Superior en Biología de la UNRN.

En ese espacio se abordan asuntos sociocientíficos, de interés para los estudiantes y la sociedad, y el modo de divulgar los resultados es mediante la realización de una Café Científico con especialistas que aportan al trabajo de los estudiantes.

El disparador de la investigación fue el proyecto de ley sobre “Consentimiento informado en materia de vacunación”, presentado por el oficialismo al Congreso de la Nación en mayo de 2017. El proyecto afirma, sin evidencias científicas, que la vacunación puede implicar graves riesgos para la salud y que por ello los padres o cualquier destinatario de las vacunas debe ser informado de esos riesgos y luego podrá o no dar su consentimiento.

Esto genera una tensión entre la Ley 22.909 de Vacunación obligatoria, y la Ley 26.529 de Consentimiento informado sobre prácticas médicas.

En ese contexto, los estudiantes realizaron más de 800 entrevistas a padres de niños de escolaridad primaria e inicial y, entre otros aspectos, encontraron que casi el 20% manifestó estar de acuerdo con que los padres puedan dar o no el consentimiento para que sus hijos sean vacunados. Esto los llevó a indagar sobre ciertas ideas que circulan y sostienen una posición que hoy se denomina “antivacunas”.

Una de ellas se basa en que las vacunas poseen compuestos responsables de producir ciertas enfermedades. En función de esto, un grupo de estudiantes hizo un detallado análisis de prospectos de vacunas de todo el calendario oficial del país y construyeron modelos de los diferentes tipos de vacunas que se distribuyen, con el contenido real de cada una.

Luego desarrollaron un análisis profundo de literatura científica sobre algunos de los componentes que se consideran “controversiales”.

Como resultado del análisis constataron que no existe evidencia alguna que indique a las vacunas como responsables de enfermedades. La relación entre la vacuna contra el sarampión (la triple viral) y el autismo, muy difundida en las redes, fue un fraude a fines de los ´90 a raíz de una publicación científica que llevó luego a la prestigiosa revista The Lancet a retirar el artículo. Otra idea que circula es la consideración de la vacunación como un gran negocio actual al cual no hay que prestarse.

Una práctica sumamente eficiente, de estimular la producción de defensas en el organismo mediante la introducción de antígenos debilitados, es anterior a cualquier discusión contemporánea sobre los negocios de grandes empresas y la globalización, que puede llevarse a cabo pero sin cuestionar el rol de las vacunas en la salud pública.

También se indagaron las ideas que tienen estudiantes de la universidad sobre el contenido de las vacunas y los resultados muestran que la educación que han recibido no ha sido significativa y los modelos que producen están muy alejados del contenido real de las vacunas.

Por otra parte se abordaron modelos epidemiológicos de “inmunidad de rebaño”, que definen los porcentajes de vacunados que debe haber en la sociedad para que aquellos que no pueden vacunarse, como pacientes inmunosuprimidos, puedan estar protegidos.

En ese contexto, el casi 20% de padres afines a la no obligatoriedad, podrían poner en jaque el modelo de inmunidad de rebaño si eso se proyectara en la sociedad, ya que los porcentajes de vacunados deben estar por encima del 90% para que no haya contagios masivos.

Ver nota relacionada: Vacunas: “nos cuidamos nosotros y cuidamos al otro”

*Director interino del Centro de Estudios e Investigación en Educación de la Universidad Nacional de Río Negro.

Editor Picks