Carlos Andrade, un apasionado del fútbol que dejó todo por Tiro Federal

Volver a la cancha: historias del deporte roquense

“Neuquino, pero rionegrino de pura cepa”, se ubicó en la charla el ex delantero de Tiro Federal en los años ‘50 y ‘60. Contó sobre su gran pasión, el fútbol.

Carlos Andrade (81 años) reconoce que hacía goles, que era un jugador de varios puestos y, sobre todo, que no le gustaba perder.

El viento de Plaza Huincul lo empujó hasta Buenos Aires; durante su vida mantuvo visitas continuas a General Roca, Neuquén Capital y Buenos Aires. Y a todos estos lugares llevó su pasión por el fútbol.

En Roca le tocó jugar en el popular Tiro Federal durante los años 50 y 60. También lo hizo en otras formaciones, donde cosechó grandes alegrías y amistades. El automovilismo se le presentó y dio un par de vueltas gloriosas (leer recuadro derecha).

“No sé si dejé buenos recuerdos por donde pasé, pero todo lo que encaré lo hice con pasión y muchas veces viví momentos de felicidad”, resume Andrade.

“Yo dormía con la pelota de fútbol abajo de la cama, sabes lo que me gustaba jugar; en Buenos Aires eran reconocidos esos picados que hacíamos en el ex predio de ATC donde había una especia de hoyo con una par de canchitas, ahí sí que se jugaba. A Roca regresé con unos 18 años porque no quise estudiar Abogacía, y entonces pasé unos meses en el club Río Negro y enseguida me capturó Tiro Federal. Tiro es mi club, ahí fui jugador y también fui dirigente (tesorero). Y si hablamos de la fusión ya te digo que fui uno de los que se opuso y terminé yéndome”, se explayó Andrade.

La charla se dio café de por medio, en una céntrica confitería de la ciudad; cargado de archivos, con memoria intacta, los relatos de Andrade invitan a poner el oído en cada tema que encara.

P- ¿Quién es Carlos Andrade?

R- Un neuquino, pero rionegrino de pura cepa (risas..). Apasionado del fútbol, hincha de Boca Júniors y Tiro Federal.

P- ¿El fútbol siempre?

R- Sí si. Yo nací en Plaza Huincul (papá recayó ahí por el trabajo que tenía en YPF, él era de Balcarce y mamá de Necochea, tuve una hermana) y a mamá el viento la ponía mal y nos fuimos; antes pase por General Roca donde hice varios amigos, pero finalmente caímos en Buenos Aires, al barrio de Palermo (ahí empezó la locura por el fútbol). Traje una foto, mira, estoy en los Juegos Evita del 51 en el equipo que se llamaba Salud Pública, nos “bancaba” el doctor Carrillo (Secretario de Perón) y perdimos la final contra el famoso Sacachispas donde jugaban Maschio y Angelillo (se jugaba por goles y corners).

Tiro Federal año 59, victoria ante Cinco Saltos 2-1. El campeonato de la Liga Mayor se escapó en la última fecha.

“Después ya de más grande, con unos 15 años, como me juntaba mucho con chicos de la reserva de Boca (los iba a ver los domingos) mi padre conocía al DT Rubio (ex jugador de Independiente) y me lleva a probar a Tigre y quedó. Cómo eran ya las cosas antes, escucha: Rubio me dijo Andrade yo lo voy a fichar pero usted no va a jugar porque vienen a la pensión tres jugadores de Newell’s. Y eso no lo pude entender nunca; me puse a estudiar con “cuky” Bertoni para ingresar a estudiar Abogacía y aprobamos, pero cuando me dijeron ahora tenes que estudiar estos libros de derecho dije, “ni loco estudio todo eso”, y me vine a Roca porque tenía amigos, con el enojo de mamá por supuesto. Cuando llego me capturó Club Río Negro (no se por qué ) jugué unos cuatros meses con los hermanos Baeza, Balmaceda y otros. Después me arregla Tiro Federal (primero con una pensión y con el tiempo entre al Banco Río Negro) y ahí ya si empecé a jugar seguido.

Quedó la espina por no haber ganado la Liga Mayor del 59; nos ganó el torneo, de prepo, San Martín de Cipolletti 2-1″

Carlos Andrade, delantero en Tiro Federal

P- ¿Su puesto?

R- Delantero, de 9 ó 10, pero también me tocó jugar de 8 y en otros puestos.

“Pero resulta que cuando me empiezo a embalar con Tiro que me toca el Servicio Militar, entonces vuelvo a Buenos Aires al Campo de Infantería, y le digo al Mayor: “yo quiero ir a Neuquén” (el tipo abrió los ojos y dijo, qué usted quiere hacer el servicio en Neuquén, está seguro…). Sorprendido me dijo, Andrade vaya nomas a Neuquén. No sabían que yo era de allí y que en Roca yo tenía amigos y que podía jugar en Tiro Federal.

Llego al 6° de Infantería Montada de Neuquén, me estaban esperando y me recibe un señor de civil (pero del Ejército) y me dijo: “Usted es Andrade”. Si respondí, bueno usted va a jugar en Independiente de Neuquén ahora, sino lo mando a Zapala. Y a otro muchacho le pasó lo mismo, después fue muy amigo mío, el “colorado” Gatti, que venía de Córdoba y de jugar en Instituto, así que los dos terminamos en Independiente de Neuquén.

Lamentablemente con la fusión nos quedamos sin camiseta, sin hinchada y sin cancha; yo me opuse a eso y me terminé yendo”

Carlos Andrade, delantero – Dirigente (Tiro)

P- ¿Y cómo les fue ahí?

R- Salimos campeones de la liga, hacía como 15 años que no ganaban un torneo. Además nos pusieron en el seleccionado del regimiento (acá esta la foto) y también salimos campeones.

Y también integré el seleccionado de Neuquén.

P- ¿Termina el servicio y …?

R- Después regreso a Tiro Federal, y ahí formo parte de lindos equipos, con buenos jugadores.

Los inicios de Carlos Andrade en el seleccionado de Neuquén; junto a uno de los tantos amigos que le brindó el fútbol: el “colorado” Gatti (Córdoba).

P- ¿Salió campeón en Tiro?

R- Si, pero la espina estuvo en no haber ganado la Liga Mayor del 59. Sabes quién nos ganó el torneo: San Martín de Cipolletti (2-1), en la última fecha. Nos ganaron de “prepo”, allá, con la policía. Ese partido no me tocó jugarlo (esta es la foto de ese plantel). En la liga local ganamos torneos y hubo un cuadrangular en Chile (en el 61 creo) que lo ganamos, a Deportes Temuco.

P- ¿Había buen fútbol?

R- Claro. Las canchas se llenaban. Recuerdo que Independiente traía una hinchada en el tren, no sabes como se ponía la ciudad. Eran Pacífico, Cipolletti, San Martín, Obrero Dique, Cinco Saltos, los de acá (Tiro e Italia Unida), los dos Regina y Huergo. Esa Liga Mayor después desapareció y se jugaba en Deportiva de Río Negro

P- ¿Qué jugadores se destacaban en esa época?

R- Muchos. Si se podía traer de afuera por uno o más partidos. Había mucha plata en esa época; Italia Unida trajo a Peirán y Sacioni y le pagaban fortuna. A Roca vino Silva, de San Lorenzo; en Cinco Saltos apareció el arquero Musimessi ; también vino Nieto de Bahía Blanca, Osvaldo Gil de Lanús. Pero que decirte el “peluca” Georgetti era excelente jugador; el gran “tronco” Damborearena; el chileno Carrasco también, eran crack.

P- ¿Y después del fútbol?

R- El automovilismo; con el “beto” Álvarez tenemos lindas anécdotas (cambió la charla).

Simple, apasionado en el relato, llenó de jugadas y anécdotas, con una memoria privilegiada; Carlos Andrade parece contar su pasado futbolistico como si estuviera, todavía, adentro de la cancha.


Después del fútbol, la pasión por el automovilismo


A su extensa carrera como futbolista, Carlos Andrade le agregó otro paso exitoso en el plano deportivo: su relación por el automovilismo.

La pelota y Andrade empezaron a distanciarse a fines de 1969; lleno de buenos momentos como futbolista y con un breve paso como dirigente de Tiro Federal (tesorero) se inclinó en el armado de la peña Río Negro Competición de Automovilismo. Sumó horas y amistades en aquellos viajes en donde acompañaba a corredores de la época.

Posteriormente, vino su primera cita con la butaca, fue arriba de un Peugeot 404 (“le puse palanca al piso, anduvimos muy bien y teníamos que seguir probando”, contó Andrade). Ese año Andrade había logrado hacer a hablar a la afición.

Con buen respaldo económico y la preparación a cargo de “beto” Álvarez (amigo de la vida) llegaría el turno de girar en otra Vuelta, pero arriba de un 504 (año 71-72). Esa carrera es muy recordada por Andrade y los medios que cubrieron la contienda deportiva.

“Llegamos primero en una etapa; fuimos los únicos regionales en terminar (5° en la General) y a H. Santángelo lo hicimos enojar bastante”, recuerda Andrade.

Este informe tuvo el aporte del Archivo del Diario Río Negro (archivo@rionegro.com.ar)

Editor Picks