De Stefenelli a Oceanía, un mensajero de la fe

Ernesto Cerutti, el sacerdote que descubrió su vocación en la parroquia del tradicional barrio roquense, se encuentra en plena misión en Papúa Nueva Guinea desde el 2014.

Los Cerutti son una de las familias pioneras de Stefenelli. Mencionar este apellido es, en parte, adentrarse en la historia de la ciudad. Y dos de ellos son, hoy en día, roquenses por el mundo. Se trata de Ernesto y Juan Pablo Cerutti, que por distintos motivos se encuentran girando por el globo.

Fue Ernesto quien charló con “La Comuna” para contar un poco sobre su presente. “Soy misionero en Papúa Nueva Guinea. Estudié en un seminario misionero y pertenezco a una diócesis de Australia, desde donde vamos a distintos lugares. De nuestro seminario, somos 4 los que estamos en Papúa”, ilustra Ernesto con tranquilidad, aún desde Roca, donde se encuentra de visita.

Papúa Nueva Guinea es su lugar de misión, en el que ya lleva cuatro años: llegó en 2014, desde Australia, donde vivió más de 10 años. Y, desde allí, lógicamente se hace complicado mantener un ida y vuelta constante con General Roca. Por eso, Ernesto cuenta que “los viajes a Roca dependen mucho de como está todo. A veces vengo una vez al año, me ha tocado venir cada dos o tres años también. De todas formas, siempre que puedo, vengo”.

“Nuestra misión trata de darle la chance a la gente de Papúa Nueva Guinea de acercarse a la fe”

¿De qué se trata la misión que Ernesto encara en Oceanía? Según explica Cerutti, “allá hay varias iglesias, pero hay mucha gente que no se relaciona con nada o con nadie. Entonces nuestra misión apunta a eso, a relacionarse con esta gente allá. Darles una posibilidad de conocer la Fe, aún cuando hay gente que no se va a acercar a la estructura de la Iglesia. De todas formas allá es un lugar muy religioso, pero en la práctica no es muy distinto de acá, sólo un 10% realmente toma parte de su Iglesia”.

¿Cómo llega un roquense a un lugar tan alejado, y cuál es el camino? Al respecto, Ernesto explica que realizó sus estudios en la escuela pública en Roca, y sólo el jardín de infantes lo realizó en el San Miguel, una de las instituciones salesianas. Sin embargo, la vocación llegó más tarde. “Fue por medio de la Parroquia de Stefenelli. Hay un carisma de la iglesia ahí, es el camino neocatecumenal, donde se vive la fe en comunidades chiquitas. No es un grupo de jóvenes, sino un grupo donde hay jóvenes, viejos, solteros, casados.. Y ahí descubrí la vocación”, afirma con orgullo.

El camino siguió con varios viajes. “En el 99’ fui a un encuentro de vocacionados en Italia, donde a 300 de los asistentes nos mandaron a distintos seminarios. A mi me tocó Australia, donde llegué en el 2000”, explica Ernesto; quién agrega que “ya llevo 18 años afuera.. Australia es una cosa y Papúa otra totalmente distinta, pero ambas me gustan. Es hermoso conocer esos lugares, a la gente. Son otras culturas, y es también formar parte de sus vidas”.

Reseña

Ernesto estudio el sacerdocio en el Seminario “Redemptoris Mater” y en la Iglesia del Buen Pastor en Kelmscott, Australia.De allí en más permaneció como asistente de sacerdote en la Catedral de Nuestra Señora Reina de la Paz, en Broome.

Fue en 2014 que fue enviado en una misión a Papúa Nueva Guinea, donde aún hoy se encuentra a gusto. Según expresó, “es hermoso conocer otras culturas, y también formar parte de la vida de esta gente”. Su hermano Juan Pablo, por su parte, vive en Suecia, donde también trabaja.

“A veces vuelvo a Roca una vez al año, a veces cada tres… pero siempre que puedo, vengo”

Juan Pablo, otro trotamundos

Ernesto no es el único de su familia que tuvo la posibilidad de conocer otros lugares. Es que Juan Pablo, su hermano, también ronda por el mundo.

En este caso, trabaja en un criadero de chanchos en Suecia. Como cuenta Ernesto, “mi cuñada es sueca. Vino de intercambio, y regresó cuando terminó la escuela allá. Se casaron acá y después fueron para Suecia”.

  • Lleva 4 años con su misión en Papúa Nueva Guinea, donde arribó en 2014.
  • 18 años hace que está fuera del país. Llegó a Australia en el 2000, y se quedó a vivir allí.

Editor Picks