Dos hermanitos “de 10”: a pesar de las carencias, lograron el mejor promedio

Agustín y Jonathan tuvieron los mejores promedios en J.J.Gómez. Con la bicicleta que ganaron van a la escuela. Viven con su mamá en una pieza con muchas carencias.

“La bicicleta que ganaron por mejor promedio en la escuela los puso muy contentos. Ahora uno de mis hijos dejó de ir al colegio en colectivo, va en su bici nueva”. Fany Rodríguez es la madre que habla al referirse a sus hijos que fueron parte, junto a otros niños, niñas y jóvenes, de la entrega de premios que otorga el municipio cada año.

Agustín tiene once años y Jonathan ocho. Durante el 2018 fueron a escuelas distintas de J.J.Gómez, uno a la 66 y el otro a la 286. “No los pude enviar al mismo establecimiento porque no había bancos, así que iban separados. Este año se los pudo juntar y van los tres a la escuela 66”, explica la mamá, refiriéndose al pequeño Axel que con seis años ya está en segundo grado.

Los tres hermanitos y su mamá vivían hasta hace un año aproximadamente en una casilla de barrio Noroeste. La separación de su esposo y un posterior incendio de la casa hizo que Fany tuviera que buscar la forma de salir adelante en otro barrio.

Fany y sus hijos viven una pieza prestada en el loteo “Carlos Soria”. El año pasado se les quemó su vivienda y necesitan ayuda para rearmar su casa.

LoLos familiares le prestaron una pieza ubicada en el loteo social “Carlos Soria”, donde vive actualmente. La habitación mide 4×4 y en su interior sólo hay dos camas, sostenidas por unos ladrillos, dos sillas y una pequeña mesa maltrecha. Un ropero y una cocina a garrafa completan el cuarto.

“Cuando fue el incendio perdí todo y de a poco me estoy armando nuevamente”, dice la joven madre. Junto a su actual pareja han iniciado una construcción en una toma cercana a Julio Corral que recién ha despegado del suelo con una hileras de ladrillos.

“Mi pareja es albañil y yo le ayudo en lo que puedo con la mezcla y todo eso, pero la casa no la podemos continuar porque no hay plata. Necesitamos chapas y tirantes para ver si podemos techar antes que llegue el invierno y una cama cucheta porque por ahora duermen todos juntos y la pieza es muy pequeña para poner otra cama”, cuenta.

A pesar de la difícil situación que atraviesan, Fany y sus hijos muestran siempre una sonrisa. Los ganadores de las bicicletas aprovechan el poco tránsito que hay en el barrio para correr carreras y divertirse. El pequeño Axel mira, como esperando contar con una bicicleta para participar de las carreras con sus hermanos.

Frente a la pieza donde viven sólo hay monte y algunos hornos de ladrillos, un paisaje al que tendrán que acostumbrarse luego de su ida de Noroeste.

Los tres hermanos se divierten con sus nuevas bicicletas.

“El barrio es muy tranquilo y esperamos poder levantar la casa para que ellos estén mejor”, dice la mamá, quien agrega que el único dinero que ingresa es el de las changas que hace limpiando terrenos o el de la Asignación Universal por Hijo.

“Yo me las rebusco como puedo, hago changas o trabajo ayudando en la albañilería, también suelo hacer algunas costuras confeccionando toallones, cortinas o almohadones”, cuenta la mujer que espera un trabajo fijo para mantener a sus tres hijos.

Luego del incendio nos prestaron una pieza y ahora tenemos que empezar todo de nuevo” Fany Rodriguez, mama de los chicos

  • En el 2017 se incendió su casa en Noroeste. Un familiar les prestó una pieza para que vivan por un tiempo en el loteo “Carlos Soria”
  • La familia necesita una heladera, cama cucheta y una mesa, además de chapas y tirantes para avanzar con una construcción.

El gusto por las matemáticas

Agustín y Jonathan tuvieron 10 de promedio en sus respectivos boletines, siendo los elegidos por la asistente social para participar entre los 10 mejores promedios de Roca y cuyos premios entregó el intendente Soria la semana pasada.

Entre todas las cosas de la escuela lo que más me gusta son las matemáticas”, dice convencido Agustín, hincha de River. Su hermano Jonathan, fana de Boca, coincide con el gusto de la matemática. El pequeño Axel también asegura andar “muy bien” en la escuela. Aplicados, responsables y respetuosos, así son los tres hermanitos de 10.

A ellos no les gusta faltar a la escuela y andan muy bien en matemáticas. Agustín ahora se va en bici al colegio” Fany Rodríguez, mamá de los tres niños

Editor Picks