El emblemático hotel Austral cambió de dueños y se modernizará

Luego de 60 años el edificio pasó a menos de la familia San Román. Buscan realzar la fachada y hacerlo accesible a las personas con discapacidad.

Varias placas de fenólicos tapan la planta baja del que fuera hasta hace poco el hotel Austral. ¿Lo van a derrumbar? ¿Van a construir un edificio? ¿Le van a cambiar la fachada? Son sólo algunas de las preguntas que se han escuchado en las últimas semanas sobre qué ocurrirá en la esquina de Avenida Roca y Alsina.

Hasta el año pasado el hotel seguía funcionando bajo la sociedad de apellidos como López Lavallen, Greborio y Danei, pero luego de un remate que se concretó a fin del 2018 el predio pasó a manos de la familia San Román.

“Yo estaba en el campo cuando uno de mis hijos me llamó y me dijo papá, compramos el hotel Austral”, recordó Carlos San Román. La sociedad estará integrada ahora por los hijos de Carlos: Gonzalo, Francisco, Josefina y María Eugenia.

“Hace muchos años atrás bromeábamos con mis hermanos frente a un hotel abandonado y decíamos que nos gustaría tener un hotel, restaurarlo e incluso nos asignábamos tareas sobre qué haría cada uno. Las cosas de la vida hicieron que ahora ese sueño o ese juego se convirtió en realidad”, relata Josefina.

Consultada sobre cuál es la idea para el caso del hotel Austral explicó que por ahora lo que se está realizando es ver en qué condiciones está el edificio y a medida que se van encontrando problemas se van solucionando. Entres esos inconvenientes los más graves tienen que ver con las redes de agua y de energía eléctrica.

“Te imaginas que las cañerías son muy viejas al igual que el cableado que tiene cobertura de tela, como se hacía antes”, dijo Carlos San Román.

Josefina por su parte explica que la idea general es conservar gran parte de la fachada del hotel por el tipo de arquitectura que presenta. “El frente no lo vamos a tocar. Si se hará una limpieza visual, ya que hay equipos de aire acondicionado que se quitarán, entre otras cosas, pero el frente continuará igual”, afirmó.

El Hotel tiene alrededor de 60 años y cuenta con 51 habitaciones, pero varias serán modificadas ya que la idea es que el lugar cuente con una mayor accesibilidad.

“Vamos a tirar algunas paredes y de dos habitaciones haremos una sola, con baños más amplios y acondicionados para las personas con discapacidad. Con esos cambios el hotel quedara en 41 habitaciones”, informaron.

“Nuestra idea es que el hotel sea accesible para personas con discapacidad, con rampas y baños preparado” Josefina San Román, dueña del hotel junto a sus hermanos

La accesibilidad es un tema que la familia tiene muy en cuenta y lo pondrá en práctica en la vereda y el frente para personas no videntes. “Queremos que sea un hotel para todo tipo de público, con habitaciones más accesibles económicamente”, aseguran.

Carlos y Josefina San Román muestran el libro de los famosos visitantes del hotel Austral. Foto: Andrés Maripe

Respecto al espacio que funcionaba como confitería afirmaron que será un desayunador para los clientes además de ser utilizado como sala de conferencias cuando se lo requiera o con proyección gastronómica. Otro punto que la familia tendrá en cuenta es contar con un ascensor.

Consultados por una fecha de inauguración, prefirieron no poner un día en especial ya que aún resta realizar un estudio más profundo sobre otros trabajos que deberán realizarse en el corto plazo.

“Cuando la gente se fue enterando que habíamos comprado el lugar nos pedía que conserváramos algunos aspectos del hotel como la fachada por ejemplo. Sabemos que muchos vecinos tienen un cariño especial por ese lugar, así que trataremos de conservar todo lo que se pueda, aunque el nombre será otro. Es un tema todavía estamos debatiendo, pero aún no nos hemos puesto de acuerdo”, manifestó Josefina.

“Muchos preguntan qué vamos a hacer con la fachada. Que se queden tranquilos que va a quedar como está” Carlos San Román, papá de los cuatro socios

Libro histórico

Un libro prolijamente cuidado estaba guardado en uno de los cajones del hotel. Con tapa marrón, sus hojas interiores cuentan gran parte de la historia del hotel Austral.

El libro inicia con la imagen de un pergamino donde se lee: “Este libro se abre con motivo de la visita del Presidente de la República a la ciudad de General Roca, oportunidad en la que el hotel Austral fue residencia oficial del Primer Magistrado”, dice el texto y cuenta con la firma de Juan Carlos Onganía (29 de noviembre de 1967).

Las páginas amarillas tienen otras firmas destacadas como la de Maradona. “Damos la bienvenida al equipo de fútbol del Club Argentino Júniors y su estrella Diego Armando Maradona”, reza el texto con la fecha del 26 de septiembre de 1980.

El 20 de marzo de 1982 también visitaron el hotel los hermanos Ábalos quienes dejaron el dibujo de un bombo con cinco estrellas y los nombres: Roberto, Adolfo, Vitilo, “Machingo” y “Machaco”.

Otras figuras del espectáculo nacional dejaron sus firmas, la mayoría de ellas para presentarse a la Fiesta Nacional de la Manzana: Tarrago Ross, Roberto Rimoldi Fraga (1969), el guitarrista Carlos Di Fulvio (1980), Susana Rinaldi, Cesar Isella, el poeta y recitador Héctor Gagliardi y hasta el embajador de la República de Pakistán, entre otras muchas figuras reconocidas del deporte y la cultura nacional.

Editor Picks