El hombre de las manos más rápidas, en el ring y en el galpón

Don Narciso Campos fue campeón en el primer concurso de embaladores. Trabajó para la empresa Liguori por 50 años. En el deporte se destacó como boxeador.

Las manos de Narciso Campos se mueven suaves mientras cuenta historias de su juventud debajo del parral, en el patio de su casa, aunque en otros tiempos sus manos fueron las más rápidas, en el ring y en los galpones de empaque. El rostro de Narciso no reflejan sus 83 años: pocas arrugas, gran movilidad y una sonrisa permanente.

Cuando “La Comuna” lo encontró, salía de la pileta del “patronato”, donde realiza ejercicios al aire libre y natación junto a otros tantos jubilados en la colonia de vacaciones.

“Yo fui el primer ganador del concurso de embaladores que se hizo en la región, además fui boxeador. Gane varias peleas, otras empate y otras perdí, para qué vamos a mentir”, dice sonriente.

Campos nació el 25 de diciembre de 1936 en Roca, pero fue asentado el siete de enero en Allen. Nunca conoció a su padre, pero lleva su apellido. Su mamá, Sara Muñoz, falleció cuando él tenía 14 años.

Narciso Campos recibe el premio máximo por ser el más veloz en el primer concurso de embaladores.

La situación familiar, junto a sus cuatro hermanos lo obligó a tener que salir a trabajar a temprana edad. Fue así que conoció la vida en los galpones de empaque de ciudades como Roca, Allen, Cipolletti y Chichinales.

“Antes, uno podía elegir el galpón que mejor pagara para trabajar y como yo era muy rápido para embalar, los dueños de Liguori me pidieron que no me vaya, así que me daban un poco más de plata para no irme”, cuenta.

En 1970 se realizó el primer concurso de embaladores. El desafío se llevó a cabo en “El Prado Español”, hoy Sociedad Española. Narciso marcó un tiempo de 12 minutos para embalar cinco cajones con 150 manzanas cada uno. Tardó unos 2:40 minutos por cajón. El premio fue un trofeo y la foto que su esposa guarda cuidadosamente en una carpeta.

Del taller al Luna Park

La pasión por el boxeo comenzó a los 16 años y fue por casualidad. Narciso tuvo una diferencia con un compañero en una fábrica de columnas de hormigón. Discutieron y se fueron a las manos. El encargado, de apellido Vilches, los vio, los retó, pero luego los llevó al “Prado Español”, donde habían un ring.

  • En 1970 Narciso gana el primer concurso de embaladores realizado en la Sociedad Española.
  • 12 minutos tardó Narciso en embalar 750 manzanas en cinco cajones de 150 frutos cada uno.

Editor Picks