El pochoclero José, toda una vida tirando del carrito

El carrito artesanal de Pocho y Ana lleva una vida endulzando a los roquenses. Con una historia de larga data en la elaboración de distintos productos, ya son una marca registrada para todos los que transitan por esquinas céntricas de la ciudad.

Un emprendimiento familiar que no conoce fronteras. José Luis García y su esposa Ana llevan más de treinta años con este oficio que endulza las calles de la ciudad y tiene un legado familiar que se transmite de generación en generación.

Cinco preguntas

P- ¿Por qué eligió el oficio de pochoclero?
R- Esto viene de familia, comenzó mi viejo, mi abuelo también y nosotros seguimos la carrera. Desde los 8 años que ando con mi viejo, después seguí solo. Hace 35 años que nos dedicamos a este oficio, desde los 19 que nos largamos solo. Estamos con mi señora y mis hijos que son los que van a seguir con esto.

P- ¿Cual es el secreto para hacer un buen pochoclo y que se venda?
R- Tiene que estar bien acaramelado. A la gente le gusta el pochoclo con bastante azúcar. Lo importante es que hacemos todo en el momento para que el producto esté fresco, el pochoclo, la garrapiñada, copos de azúcar, manzana y frutilla acaramelada. Por noche en el Mundialito se venden unos veinte paquetes de pochoclos aproximadamente y lo compran los chicos y los grandes también, a veces más que los chicos.

P- ¿Cuanto hace que trabajan durante el Mundialito?
R- Desde que empezó estamos, creo que estuvimos en casi todos menos un año, el resto estuvimos siempre. No tiene que faltar nunca el pochoclero en el Mundialito.

P- ¿Están en distintos eventos y fiestas en la zona?
R- Como estamos siempre en la calle nos enteramos. Evento que hay a ese vamos, nos informamos por el diario o la televisión y ahí vamos. Algunos son fijos y estamos todos los años como el Mundialito y la Manzana que es infaltable, es nuestra. Estamos en varios lugares en las fiestas cercanas, la Pera en Allen, en Regina, Cinco Saltos. Lo más lejos que hemos estados fue en Mar del Plata, Balcarce. Agarramos las cosas y nos vamos.

P- ¿Trabajan todo el año con el carrito, cómo es en el invierno?
R- Sí, estamos todo el año con esto. Hace más de treinta años que nos ubicamos en la esquina de Tucumán e Italia, nos conoce todo el mundo en Roca. Siempre estamos a la tarde por el horario, a la mañana no se venden estos productos, por la tarde es mejor porque los chicos lo consumen cuando salen del colegio. Los domingos estamos en el Canalito, en la plaza de Neuquén e Isidro Lobos, la gente nos conoce y saben que estamos ahí cuando van a la plaza en familia. En el invierno es más complicado por el clima, pero igual se vende. Vivimos todo el año de esto.

Editor Picks