Le dieron licencia por maternidad aunque no fue la mujer gestante

“Me dijeron que me tome el artículo 17, que es el de licencia para varón cuando es padre. Y yo no soy varón ni soy padre. Me acuerdo qué le respondí a la persona que me atendió en ese momento: le dije que por favor busquemos otra cosa, porque me estaba ofendiendo. No te pueden decir que sos varón porque estás casada con una mujer”.

Ese es el primer recuerdo de la lucha que emprendió Lorena Jerez (41) los primeros días de febrero de este año. Fue en la sede roquense del Ministerio de Educación de la provincia. Iba a ser mamá en abril, por lo que quería iniciar la gestión de su licencia laboral. A pesar de la anticipación con la cual la docente presentó su petición, su hija nació y aún tenía el tema sin resolver.

Me decían que no había otra cosa. Un día me acuerdo que me dijeron ‘tomate un artículo 21’. Fui a ver y era una licencia sin goce de haberes. ¿Justo ahora en este momento cómo me voy a quedar sin cobrar cuando tenemos que comprar pañales y atender a la nena?”, cuestionó la docente.

Casadas y mamás

Lorena se casó con Jorgelina Fernández (38) en el 2012, poco después de la sanción de la ley 26.618 de matrimonio igualitario.

Al año siguiente decidieron ser mamás y comenzaron los intentos. Cinco primaveras después, en el 2017, festejaron la gran noticia. El tratamiento de fertilización in vitro que hicieron en Buenos Aires había salido bien, Jorgelina estaba embarazada.

El médico les explicó sobre los riesgos del primer trimestre hasta que el embarazo se implanta y les recomendó esperar los tres primeros meses para compartir su felicidad. Pasado ese tiempo llegó el cierre de año y del ciclo lectivo. A la vuelta del receso estival, comunicaron la novedad en sus respectivos trabajos.

Jorgelina es empleada en una empresa frutícola, y tal como lo dispone la normativa que rige en el ámbito privado, su licencia por maternidad sería de tres meses.

Lorena, en cambio, es docente en secundarios diurnos y nocturnos de esta ciudad. Tiene horas en el Centro de Educación Técnica 17 y 1, CEM 68 y 86. Presentó su pedido de licencia como cualquier trabajadora que va a tener un hijo.

“Hacían mucho hincapié en que era algo nuevo, en que la licencia por maternidad no me correspondía porque no soy mamá gestante. Entiendo que ocurra antes del matrimonio igualitario, pero ahora no. No me correspondía que me traten como varón, ni una licencia sin goce de haberes. Después me dijeron que tome un artículo 9, que es el de mamá adoptante. ¿Por qué? Si yo no la adopté, soy su mamá”.

Caravana

La bebé nació por cesárea y estuvo en el área de Neonatología por unas horas. Jorgelina transitaba el posparto con las molestias y atenciones que requiere la recuperación luego de la cirugía. Mientras Lorena seguía con los trámites por su licencia.

“En Educación me pedían que lleve DNI y acta de nacimiento de la nena. En el Registro Civil me decían que hasta que no le den el alta no se hacen los papeles. Mandé una carta rechazando el artículo que dice que soy varón”, siguió Lorena.

Mientras, en el sanatorio completaban todos los formularios con los datos de la mamá gestante y la recién nacida. “Estaba ahí, ¿por qué me dejaban de lado?. Tachando padre podrían poner mis datos, le pedí por favor a una de las administrativas que complete con mi nombre. Fue a consultarle a la superior para hacerlo, la esperé y lo terminó completando”.

“Suponíamos que ya era pasado, que la gente y las instituciones estaba aggiornadas. Pero no”, agregó Jorgelina.

Por su nombre

Finalmente, tras una comunicación personal con la ministra de Educación Mónica Silva, la situación se resolvió. A través de un dictamen especial de la Subsecretaría de Administración y Asuntos Legales del organismo provincial, se identificó la situación con un “vacío legal” y se resolvió contemplar el caso particular.

“No existe en el marco del derecho público provincial una norma que contemple una licencia para estos casos. Ni la resolución Nº 233/98 de Licencias Docentes, ni la ley Nº 4542 de Licencia por Maternidad o Adopción prevén la situación de la Sra. Lorena Jerez”, sostiene un fragmento del texto.

Finalmente se sugiere que se propicie un reconocimiento a “la licencia contemplada en el segundo párrafo de la resolución Nº 233/98 por la que se le otorga un plazo de 120 días corridos”.

¿Qué pasa si ocurre con dos varones?

“¿Qué pasaría si son dos varones los que piden la licencia? ¿Le van a dar 15 días a cada uno? ¿Y el bebé qué?”, cuestionó la secretaria general de Unter General Roca, Cecilia Altamirano.
Desde el gremio docente se respaldó el pedido de Lorena. “Había que buscar una licencia acorde, tenían que entender que no es varón. Era una mamá reclamando su derecho. Es un orgullo haber podido ayudar”, remarcó. “Si la resolución no tiene un anexo que trate el tema, es culpa del Estado”.

La resolución que establece las licencias cumplió 20 años

“No podemos usar lo viejo, no es apropiado”, enfatizó la ministra de Educación, Mónica Silva, quien adelantó que a raíz del caso de la profesora roquense se avanzará en el armado de una nueva legislación.

“Atendiendo a la legitimidad social que tienen los casos de nuevas familias, tenemos que construir algo particular”, señaló y remarcó que “hay que dar un tratamiento especifico, siempre absolutamente respetuoso de las nuevas realidades”.

Las licencias están reguladas por la resolución 233, que fue dictada en 1998. La misma se pondrá bajo la lupa para encontrar un encuadre específico para los casos de nacimientos de matrimonios de personas del mismo sexo.

“Las licencias no atienden la nueva legislación desde que se sancionó la ley de matrimonio igualitario”, admitió y reconoció además que el Estado no ha avanzado en este tema. “No lo conocemos en profundidad. Nos vamos a poner a estudiar la normativa porque no queremos hacer ningún tipo de discriminación ante situaciones que están legitimadas por ley”.

Para la construcción de la nueva normativa se trabajará junto a la secretaría de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades del Unter.

“Es la primera vez que surge, nosotros también estamos analizando el caso y estudiando sobre el tema”, indicó la titular del área del gremio, Viviana Orellano.

“Una de las propuestas que tenemos pero que se someterá a debate es avanzar en una licencia familiar para acompañar al bebé o la beba que nace”, adelantó la secretaria.

En ese caso, ante un nacimiento ya sea que exista una unión heterosexual, o sus padres sean dos mujeres (mamá y mamá) o dos hombres (papá y papá), se definiría una misma extensión de licencia.

“Esa idea es apuntar a que sea lo mejor para el niño o la niña, estamos tratando de estudiar, que hay en otros países y jurisdicciones. En Tierra del Fuego sabemos que ya existe la ley por licencia familiar, hay universidades nacionales que también trabajaron el tema y aún no lo aplican. Estamos investigando”, finalizó.

Editor Picks