Ser enfermero: 24 horas del día, 7 días de la semana, los 365 días del año

Una profesión invisibilizada y de mucha responsabilidad. El domingo se conmemoró el Día Internacional de la Enfermería y sus protagonistas nos cuentan el día a día.

El personal de enfermería es el que mantiene un contacto directo y diario con los pacientes. Quien lleva un control todas las mañanas, tardes y noches de los avances o retrocesos en internación.

También es la persona que acompaña las indicaciones de los médicos, quién traslada pacientes de un sector a otro. Pero también es quién percibe de cerca los estados de ánimo de cada paciente.

Se trata de una de las ramas fundamentales de la salud y una de las más invisibilizadas. El domingo se los homenajea a nivel internacional. La enfermería es una de las clave para la recuperación de los y los individuos que requieren de una atención médica. La medicina, sin duda, es otra de las profesiones que acompaña los tratamientos.

El domingo 12 de mayo, se conmemó el Día Internacional de la Enfermería y “La Comuna” visitó algunos de los profesionales del Hospital López Lima. Todos contaron algunas experiencias que marcaron el ejercidio de su profesión.

En internación, durante el horario de la siesta, algunos se toman un pequeño descanso para comer y tomarse unos mates. Otros, en la guardia continúan atendiendo sin descanso. Una labor poco reconocida socialmente y reducida solamente a la atención primaria de un paciente.

Foto: Andrpes Maripe

El primer turno, en internación intermedia, comienza a las cinco de la mañana “un horario atípico, por el poco movimiento”, contó Ariel (41). Conocer la situación de los pacientes y el contacto con compañeros es lo primero.

“Es una profesión, tal vez no muy reconocida, pero fundamental en el desarrollo de la atención de los pacientes”, aseguró el enfermero oriundo de Maquinchao. En este sentido, “siento que nosotros no tenemos claro de nuestro aporte en la atención” y añadió: “Me da la sensación que nos apartamos de ese protagonismo que deberíamos tener”.

El trabajo en enfermería no implica solo aplicar medicación o acatar órdenes, sino que esta disciplina forma parte del equipo que toma decisiones para mejorar el estado de salud de sus pacientes. “Dentro del hospital, el enfermero se encarga de coordinar la atención integral del paciente”, enfatizó el profesional.

El nosocomio es una institución, que por su importancia, permanece abierto las 24 horas del día. “En realidad es enfermería que está disponible 24 horas, 365 días del año, y el resto, en su mayoría, está durante la mañana en horario de oficina”.

Una profesión que a muchos apasiona y enamora. Sin embargo, no es sencillo ejercerla en algunos casos.

La guardia es uno de los espacios más cambiantes y demandantes de una institución pública, como el hospital. Se presentan situaciones de diferente gravedad en momentos inesperados.

En la guardia se vive mucha adrenalina, pasas de estar haciendo nada a salir con dos ambulancias. Marisol (36) enfermera del nosocomio local.

Marisol (36) hace 13 años que ejerce la profesión y asegura que le prefiere trabajar con adultos. “Los niños son más complejos de entender y además uno no puede separar a sus hijos de la situación que atiende”, contó. Trabajar con gente mayor facilita la comunicación de las dolencias que padece el enfermo.

“En la guardia se vive mucha adrenalina, pasas de estar haciendo nada a salir con dos ambulancias por un accidente con heridos múltiples” y continuó: “lo difícil es atender a otro paciente que está en la sala de espera, después de intentar revivir a una persona que falleció”, expresó tomando se las manos.

Los y las pacientes, no saben y no son parte de los cambios emocionales por los que atraviesan los profesionales antes de continuar con otro herido. “Nosotros tenemos que seguir como si nada hubiese pasado, porque los otros paciente no tienen la culpa”.

Por su parte, Mayra (31) hace un año trabaja en el hospital local. Viene de trabajar en Neuquén y una de las cosas que más le costó atravesar es el cambio de sector.

“Yo trabajaba en maternidad, traía gente al mundo y compartía momentos con las madres en obstetricia. Ahora estoy con gente que está al borde de la muerte”, contó haciendo referencia a terapia intensiva.

Por otro lado, Ariel, comenzó a ejercer enfermería en el Castro Rendón de Neuquén. El primer día laboral supo que no podría trabajar con niños y niñas. “El primer día, me llevaron a recorrer el hospital para conocerlo, y ví a un chiquitito que tenía una fractura en ambos miembros inferiores. Estaba acostado, pero con las dos piernitas enyesadas, colgadas del techo con un soporte. Lloraba sin ganas ya”. Desde ese día, Ariel nunca quiso trabajar en pediatría.

“Es una profesión, tal vez no muy reconocida, pero fundamental en la atención de los pacientes” Ariel (41) Enfermero en el hospital local.

¿Por qué se homenajea a nivel internacional la enfermería?

El 12 de mayo, se conmemora el nacimiento de Florence Nightingale, considerada la madre de la enfermería moderna. La enfermera, desempeñó su labor con soldados heridos de la llamada guerra Crimea (entre 1853 y 1856). Se ofreció como voluntaria para ir al campo de batalla para salvar vidas.

Luego de ello, en 1860, Florence creó una escuela de enfermería, que alcanzó gran fama y dio muchas enfermeras al mundo. Dos años después de su muerte, en 1912, el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) estableció el 12 de mayo (día de nacimiento de Florence) como Día Internacional de la Enfermería.

Editor Picks