Un músico de Roca quedó seleccionado para tocar en una ópera del Teatro Colón

Es docente en el IUPA, vivió toda su vida en J. J. Gómez e integrará una ópera de música barroca tras un convenio del Colón con el Centro Musical de Versalles, Francia. Claudio Poblete se ganó un pasaje al estrellato.

Apasionado, se toma su tiempo para contar lo que quizás sea el preludio de un salto en su carrera artística. Enamorado de su archilaúd, un instrumento antiguo exótico en la región; relata lo que está a punto de vivir con sus 27 años y sus más de 15 estudiando música.

Se autopercibe como un “extraño”, ya que es el único en la Patagonia que domina ese instrumento. Con una presencia que acompaña esa identidad y sofisticado en su aspecto, está a punto de viajar a Buenos Aires a cumplir un sueño.

Claudio es metódico con el estudio, dedica unas seis horas por día. Foto: Gonzalo Maldonado.

Claudio se va derecho y sin escalas a tocar a la ópera “Armide” de Jean Baptiste Lully. Es que ganó el concurso para integrar en noviembre esta importante ópera de música barroca en el Teatro Colón dirigida por el francés Benjamin Chénier, tras un convenio de colaboración entre el Instituto Superior de Artes del Teatro Colón y el Centre de Musique Baroque de Versailles de Francia.

El primer puesto entre diez laudistas argentinos fue para este joven graduado y docente del IUPA, quien quedó seleccionado no sólo para participar en la ópera sino también en el Taller de Trabajo Continuo dictado por el clavecinista Manuel de Olaso, sólo para unos pocos.

Con una alegría que desbordaba, se sentó en el aula 106 del IUPA donde dio sus primeros pasos, donde Damián Sbaffo, su primer profesor, le dio la primera clase cuando tenía doce años, hasta que se graduó a los 22.

Allí contó que es amante de la música antigua y del laúd en todas sus variantes. Eso lo llevó a concursar en cuanta oferta encontró para abrirse paso en su carrera. Eso también lo llevó a estudiar entre tres y seis horas por día sin descanso y a viajar en colectivo más de 2500 kilómetros al mes para formarse.

Una dosis de talento y tenacidad combinada con estudio, más el necesario apoyo familiar e institucional, lo llevaron a las grandes puertas del Teatro Colón y a ser parte de una ópera dirigida por los grandes maestros de la música antigua, de la cuna del género que lo conmueve.

Claudio, en vivo. Una promesa musical, de Roca para el mundo.

En esa gran puesta en escena, el roquense tocará la tiorba, un tipo de instrumento que mide cerca de 1,80 metros y que nunca tocó. Serán cinco fechas desde el 9 al 12 de noviembre en el Centro Cultural “25 de Mayo” en Buenos Aires.

La dirección del Instituto del Teatro Colón encargó una tiorba para la ópera, que será la que tocará Claudio por primera vez, y será confeccionada por el luthier Matías Crom, el mismo que construyó el archilaúd de Claudio.

“Es un desafío (tocar la tiorba) porque es un instrumento que nunca toqué, si bien es de similares características con el laúd. Voy a debutar”, aseguró entre risas.

Archilaúd, construido por el luthier Matías Crom. Foto: Gonzalo Maldonado

“En los últimos dos años vengo tocando mucho y de alguna manera estaba preparado”, comentó Claudio quien ya había ganado dos becas de formación: la beca nacional del Fondo de Becas 2018 del Mozarteum y Beca del Fondo Nacional de las Artes 2017. “Te dan plata para que viajes y tomes clases. Me sirvió para vincularme con el Colón”, dijo.

“En el país hay muy pocas personas que se dedican a esto, es rarísimo e implica mandar a construir un instrumento. Me siento afortunado de que me este pasando porque aposté por algo muy extraño, hasta exótico para nuestro lugar y me fue bien”, aseguró.

“Todo surgió a partir de que me metí a tocar el laúd y que empecé a concursar. Después empezó a aparecer todo esto”, comentó el joven quien estudió guitarra de inicio pero pasó por la mandolina y luego viró a los laúdes.

Claudio Poblete tocando con la Orquesta barroca del Teatro Colón, en Jujuy. Gentileza: Nicolás Guerrero

Es posible concursar por becas, alcanzar metas, vincularse con instituciones como el Colón, haciendo un camino independiente y esforzado, artístico”

Claudio Poblete Músico y docente del IUPA

No se olvida de cuando era un niño y vivía en J. J. Gómez, donde pasó casi toda su vida, hijo de un gomero y una empleada doméstica quienes acertaron al llevarlo a clases de guitarra desde pequeño.

“El hecho de ser docente y que me este pasado esto sirve para que mis alumnos sientan que se puede hacer una carrera artística” ya que todos los que estudian en el IUPA se van a recibir de profesores y no de concertistas.

“Si bien disfruto mucho de enseñar, la razón por la cual me acerqué al arte es por el arte en sí y la experiencia del arte en sí y siempre todos mis esfuerzos fueron en esa dirección”, dijo.

Como contracara de sus logros, Claudio tiene la difícil tarea de autoproducirse -en soledad-, ya que como músico, debe buscar sus mecanismos de sustento. Así consiguió, a través de la diputada nacional María Emilia Soria, los pasajes para viajar a la ópera. Sigue en la búsqueda de auspiciantes para obtener un alojamiento.

Trabajo en la docencia y no lo podría sostener con eso. Todos los viajes que hice los pude hacer gracias a las becas”

Claudio Poblete, músico y docente del IUPA

Un “revolucionario” de la música y el arte


“Siempre me interesó todo lo antiguo”, confesó. Claudio es un artista íntegro porque pinta y escribe con técnicas artísticas “del pasado”. También estudió Letras y la literatura barroca lo cautivó.

“Yo siento hoy que es más revolucionario hacer esto (música antigua), es decir, es más contestatario, que tocar Beethoven”, analizó y dijo que su ideología parte de ir a la fuente y no a los mandatos de la academia, recreando la música desde sus propios instrumentos.

Foto: Gonzalo Maldonado

Por eso, la música antigua “es una elección política. Por la amplitud de las posibilidades y de los repertorios. Creo que cualquier músico que se dedique a música anterior al 1700 es contestatario a todo un sistema económico”, apuntó.

Según su visión, el repertorio romántico, posterior al antiguo, pasó a ser hegemónico y se autoproclamó el mejor de la historia. Hoy esa postura sigue vigente ya que “en occidente el 80% de la música de todos los teatros es el repertorio romántico y hay un negocio atrás de eso. La música de alguna manera se estancó allí”.

Las metas a futuro son muchas. Lo desvela este gran desafío en la ópera, pero no deja de pensar en hacer una maestría en Música antigua en Europa. “Tengo la edad, tengo la fuerza, es el momento. Es ir a la fuente”, aseguró.

Además, quiere seguir generando público y poder grabar un disco “como es el sueño de cualquier músico”, concluyó.

Editor Picks