Detuvieron al profesor de tango que había sido condenado a 6 años de prisión por estupro

Cinco años después de que la familia de una adolescente denunció el hecho, finalmente se concretó la detención de Pablo Contreras (37), el profesor de tango del Ballet Municipal que fue condenado por “estupro agravado” contra una alumna de 14 años.

La defensa del condenado llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación que finalmente rechazó el recurso elevado y ahora el bailarín deberá cumplir una pena de 6 años de prisión.

Según confirmaron fuentes judiciales, la cédula llegó el lunes de la semana pasada y rápidamente se notificó a la partes sobre la resolución que terminó por confirmar la sentencia de la Cámara Segunda del Crimen que, en octubre de 2016, lo condenó a seis años de prisión.

Trascendió que horas después, Contreras se presentó en la sede de la Comisaría 21, donde quedó detenido y fue puesto a disposición de la Justicia. Se estima que la pena la cumplirá en el Establecimiento de Ejecución Penal 2, de Roca.

El caso generó un fuerte impacto en toda la comunidad. Es que al momento de los hechos, el sujeto formaba parte del cuerpo docente del Ballet Municipal de Roca y fue justamente cuando cumplía ese papel, que se generó la relación con la alumna.

Tras la condena, la defensa presentó un recurso de queja ante el Superior Tribunal de Justicia que finalmente fue denegado por lo que en última instancia recurrió a la Corte Suprema de Justicia de la Nación donde la causa siguió por esa misma línea.

La denuncia

Fue en el año 2014 que tras detectar una serie de charlas a través de Facebook, que la adolescente reconoció que había mantenido relaciones sexuales con su profesor quien le había advertido que no cuente nada de lo sucedido.

Durante el juicio realizado en el 2016, el imputado negó los hechos pero los magistrados dieron por acreditado el estupro tomando como eje las pericias que se habían recolectado a través de la causa.

Para el tribunal, Contreras llegó a concretar el hecho “valiéndose de la vulnerabilidad de la víctima, su alumna, y sobre quien detentaba y ejercía la responsabilidad de educarla, basado además en la enorme diferencia de edad que tenía sobre ella”.

Editor Picks