Joven imputado por golpiza a la salida de un boliche

El ciclo lectivo de 2016 estaba llegando a su final y las fiestas con egresados se repetían todos los fines de semana. El noche del 21 de octubre no fue la excepción. En el boliche Aquelarre confluyeron adolescentes de distintos colegios de la ciudad, pero la salida casi terminó en tragedia.

Franco Silva caminaba con unas amigas cuando fue brutalmente agredido por un grupo de jóvenes, al punto que tuvo que ser internado en terapia intensiva del hospital. Esta semana, un año y medio después del hecho, le formularon cargos a uno de los jóvenes que habría participado de la agresión.

La fiscal adjunta Natalia Pascual le formuló cargos a Joaquín Pinto Aparicio por lesiones leves agravadas por alevosía, pero no a los otros dos jóvenes, menores de edad. Esto no quiere decir que fueron sobreseídos (como lo había pedido la defensora de menores), sino que le dio más tiempo a la fiscalía para que reúna pruebas en su contra y presente una nueva formulación de cargos en caso de que lo considere necesario.

La querella que representa a la familia del joven agredido, impulsada por el abogado Marcelo Hertzriken Velasco, adelantó que pedirá el cambio de calificación legal a la de lesiones graves, teniendo en cuenta que Franco tuvo que ser internado en terapia intensiva, ya que sufrió un traumatismo craneo-encefálico con pérdida de conocimiento, tuvo una rotura de tabique nasal, y quedó con una deformación permanente del rostro.

La jueza Natalia González dio por acreditado los cargos, y solicitó a las partes que tramiten la suspensión del juicio a prueba.

Para nosotros las lesiones que recibió Franco fueron graves y vamos a pedir el cambio de calificación legal. Marcelo Hertzriken Velasco, abogado querellante

La agresión

Según la teoría de la fiscalía, el hecho ocurrió alrededor de las 6 en calles Neuquén entre Chula Vista y Chile. En ese momento Pinto Aparicio circulaba, junto a los otros dos menores, en una camioneta Toyota Hilux , color negra, se bajaron del vehículo e interceptaron a Franco Silva quien iba caminando junto a tres amigos, dos de ellas mujeres, y tras insultar a las chicas y recriminarles “por qué habían cruzado así la calle”, agredieron físicamente a Franco mediante golpes de puño y puntapiés en distintas partes del cuerpo.

Luego uno de los acompañantes de Pinto Aparicio empujó a Silva prepoteándolo, le dio un manotazo como para sacarle unas rosas que la víctima tenía en las manos, mientras que su compañero le pegó una piña en el rostro.

Después le propinaron varios golpes de puño en la cabeza provocando que cayera al suelo. Cuando una de las amigas intentó ayudar a Franco, la empujaron arrojándola al suelo.

“Luego aprovechando la situación de indefensión en que se encontraba Silva tirado en el piso, Pinto Aparicio le propinó un puntapié en la cabeza y luego entre los tres imputados y dos más no identificados le pegaron patadas en el cuerpo. Al ver que Silva estaba tirado en el suelo inconsciente y sangrando en forma abundante, los agresores huyeron”, dice el planteo de la fiscalía.

Editor Picks