La mujer baleada por un policía se recupera y otra fue atacada

La mujer baleada por su expareja, un policía que se suicidó minutos después del incidente, está en franca recuperación. La víctima había recibido un tiro en una pierna y si bien nunca corrió peligro su vida, tuvo que ser hospitalizada, pero su evolución fue muy favorable.

Ella había denunciado a su ex, que no respetó la restricción de acercamiento y el sábado 20 fue hasta la casa de la mujer, sacó una arma, le disparó y luego se suicidó.

El flagelo de la violencia contra las mujeres no se detiene porque apenas unos días después un hombre fue detenido porque desobedeció al orden judicial que le prohibía acercarse a su ex.

Según describió el fiscal de este último caso, Ricardo Romero, el hecho “ocurrió el 21 de enero pasado, entre las 19:20 y 19:30 horas en el domicilio de la denunciante. En esas circunstancias el sujeto, en aparente estado de ebriedad, se acercó a la casa de la mujer, quien se encontraba dentro de la vivienda, mientras que algunos niños se bañaban en la pileta ubicada en el patio delantero. Es entonces cuando el hermano de la denunciante avisa que el imputado se encontraba afuera, y al salir del interior de la vivienda, el hombre comenzó a llamarla diciéndole “vení, vení, que te haces la piolita”.

De esta manera, retomó Romero, “violó la prohibición de acercamiento que pesa sobre el imputado respecto de la denunciante y su domicilio, y por un radio de 200 metros de todo lugar donde la misma se encuentre. Dicha orden fue dictada mediante resolución de la Jueza de Paz Norma Cristina Martino, el 11 de octubre de 2017 y el hombre fue notificado el 13 de ese mismo mes”.

El hombre fue detenido en ese momento y a los pocos días fue llevado ante la jueza Natalia González, quien le dictó una prisión preventiva por el término de 20 días.

La jueza agregó que “tal como lo mencionó el fiscal, hago lugar y considero pertinente la aplicación de la Convención Belén do Pará, como también que esta causa se enmarca en violencia de género. Y tengo presente que es el segundo incumplimiento a la misma orden judicial”.

Antecedentes

En octubre pasado a este mismo hombre se la había formulado cargos por un hecho que ocurrió con la misma víctima por el delito de amenazas, todo en el marco de violencia de género.

En aquella oportunidad la Fiscalía había solicitado la prisión preventiva, pero no se le otorgó y se determinaron reglas de conducta: fijar domicilio, continuar el tratamiento de salud pertinente, no acercarse a la víctima, no causar actos turbatorios hacia la chica.

“Ahora insistimos con el pedido de la medida cautelar ya que se observa que el hombre no está cumpliendo con las reglas impuestas y existe un peligro potencial cierto del imputado hacia la denunciante”, expresó Romero.

La defensa pública, representada por Miguel Salomón, impugnó la formulación de cargos y dio su teoría de caso, además de que su asistido decidió declarar y responder preguntas.

La fiscalía sostuvo su acusación en el relato de la víctima, hija de la ex pareja del imputado, también de los policías que intervinieron en la detención, e incorporó el acta de procedimiento, el croquis ilustrativo, la orden de la jueza de Paz y la notificación de la misma.

Editor Picks