Polémica por un caso de femicidio: pidieron el sobreseimiento del imputado

Se trata de un hecho ocurrido en Huergo que poco trascendió en los medios de comunicación y que dejó más dudas que respuestas esta mañana durante una audiencia en la Ciudad Judicial.

El presunto femicidio había ocurrido el pasado 8 de enero de 2017 en el departamento de Luisa Del Carmen Barros (33) en la localidad de Ingeniero Huergo, entre las 17.30 y las 21.30.

Según lo detallado por la fiscalía en la formulación de cargos, Jonatan Rott su pareja, habría ejercido fuerza sobre el cuello de la víctima con un pañuelo, “tirando hacia atrás y hacia arriba, produciendo su asfixia” lo que produjo su deceso, lo cual se dio en un contexto de violencia de género y donde existía una relación de subordinación hacia la víctima, ya que el acusado la sometía a maltratos físicos y psicológicos y a un abuso de poder.

Por este motivo, Jonatan Rott fue imputado por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género”. La calificación se mantuvo a lo largo de la investigación.

Durante el 2018 se llevó adelante la etapa preparatoria, aunque luego por diferentes motivos se postergaron las audiencias hasta el 5 de febrero de este año, en la que se llevó adelante el control de acusación en donde presentaron elementos para un veredicto de condena.

Sin embargo, esta mañana en la Ciudad Judicial de Roca, se llevó adelante una inédita audiencia del caso. La fiscalía pidió retirar los cargos que caen sobre el acusado, la querella tiene un nuevo representante, Marcelo Velazco, y la defensa pidió la absolución del imputado. Sin embargo, el Tribunal resolvió no ser la entidad “competente antes de iniciar el juicio”.

En un primer momento, la investigación se orientó a un presunto suicidio de Luisa Barros en el interior de su vivienda. Las primeras investigaciones se llevaron adelante en el Juzgado de Instrucción de Villa Regina. En agosto de 2017, con los cambios contemplados en el código penal procesal, se readecuó la acusación y el 4 de diciembre del mismo año se formularon cargos contra Jonatan Rott, pareja y concubino de la víctima.

Resulta que la fiscalía continuó la investigación y luego del control de acusación el pasado 5 de febrero, habría mantenido entrevistas con los testigos, pero los relatos no habrían resultado suficientes para demostrar la responsabilidad penal del acusado.

“Estamos en condiciones de primar que el hecho existió, a través de pruebas objetivas y técnicas, la señora Barros ha sufrido un asesinato pero en cuanto a los testigos nos es endeble las pruebas con la que contamos a esta altura como para atribuir la responsabilidad al señor Rott”, especificó la fiscal del caso Vanesa Cascallares.

Además, no habrían encontrado precisiones en los relatos en cuanto fechas y horarios, lo que perjudica sostener la acusación. En definitiva, la fiscalía retiró la acusación y solicitó el sobreseimiento del imputado.

Por su parte, la defensa a cargo de Celia Delgado, sorprendida por la postura de la fiscalía, expuso las pruebas que separarían a su cliente de la acusación. Entre las pruebas, la abogada señaló que Luisa Barros “desde 2010 padecía una depresión de moderada a grave” que se podía comprobar con documentación pericial de profesionales psiquiátricos y psicológicos. Los mismos describían episodios de autoagresión, de intentos de suicidio; en ocasiones previas al hecho en cuestión.

Germán Del Carmen Barros, padre de la víctima, es querellante y Marcelo Velazco se sumó como patrocinador de la misma, ya que los abogados que acompañaban la familia, abandonaron la causa a pocos días de iniciar el juicio.

En este contexto, Velasco solicitó al tribunal “retrogradar este proceso al momento previo de control de acusación”. Además criticó a la fiscalía por asegurar en la instancia previa, frente al juez de control de acusación, que habían elementos suficientes para un veredicto de condena. Por este motivo, se pidió desde la querella la nulidad del acto, retrotraer el procedimiento y que la fiscalía siga investigando.

El Tribunal, que preside Emilio Standler, junto a Laura Pérez y Gastón Martín, resolvieron que: “estamos frente a una situación anómala, ya que este juicio no se ha iniciado desde el punto de vista sustancial en virtud de la postura asumida por la fiscalía, en el sentido de retirar la acusación en esta instancia, lo que se encuentra dentro del funcionamiento interno del Ministerio Público y Fiscal. El tribunal no puede obligar a la fiscalía a mantener una postura acusatoria. Tampoco nos corresponde entender sobre el fondo del asunto” atendiendo a las diferentes demandas de las partes.

“En cualquier caso, se trata de una cuestión previa para lo cual el Tribunal no es competente antes de iniciar el juicio”, por lo tanto la audiencia quedó sin efecto.

El hecho según la defensa

Por otro lado desde la defensa, aseguran que el acusado llegó a su domicilio entre las 21.15 y 21.30 horas. En el lugar habría encontrado a Luisa Barros colgada con un pañuelo en la puerta de un armario. Según las pruebas presentadas por la abogada, Celia Delgado, el deceso de la mujer se habría dado tres horas antes que Roth llegara al domicilio.

Además el acusado habría estado en Villa Regina entre las 14 y 21, cuando arribó al departamento. Para probar esto, pusieron a disposición los boletos del colectivo y dos testigos que comprueban su estadía en Regina durante la tarde.

 

Editor Picks