Reconoció que entregó el arma que mató al lavacoches y quedó en libertad

La mujer deberá cumplir con reglas de conducta y tiene prohibido acercarse al hermano del la víctima y a los testigos de la causa.

Ayer al mediodía la joven que le entregó el arma al principal sospechoso del crimen de lavacoches reconoció su responsabilidad en el hecho y fue condenada por portación de arma de fuego sin autorización legal a tres años de prisión en suspenso en el marco de un juicio abreviado.

La joven que se presentó voluntariamente ante tribunales diez días después del crimen quedó en libertad y deberá cumplir con reglas de conductas.

La querella de la que formó parte el hermano de la víctima y la defensa particular de la acusada concluyeron en un acuerdo que permitió el desarrollo de un proceso abreviado, instancia donde la mujer aceptó la calificación legal y la pena propuesta por el crimen ocurrido en 25 de noviembre pasado en calles Libertad y El Cóndor de Barrio Nuevo.

El fiscal del caso Luciano Garrido peticionó que además la joven cumpla con reglas de conducta, ya que no cuenta con antecedentes penales. De esta manera deberá, por el período de dos años: fijar domicilio, presentarse en la Oficina de Presos y Liberados, y la prohibición de acercamiento hacia el querellante como también a los testigos mencionados en el legajo.

“Teniendo presente que la pareja de la mujer se encuentra privado de la libertad por el hecho más gravoso del que resultó víctima Damián González, es por ello que insistimos en la prohibición hacia los testigos”, señaló el fiscal Carrido.

Walter Gómez, quien se entregó cuatro días después del hecho ya se encuentra cumpliendo prisión preventiva por tres meses aplicada por la jueza de Garantías María Gadano.

En el marco del procedimiento abreviado la fiscalía utilizó como sustento probatorio varias pruebas entre ellas el acta de procedimiento policial, las entrevistas a testigos presenciales y los informes del Gabinete de Criminalística.

Editor Picks