Ya había una denuncia en la Justicia por maltratos a Sofía y sus hermanas

Los ataques comenzaron en Lamarque donde el padrastro y la madre de la pequeña fueron denunciados por ejercer violencia sobre ella y sus otras dos hijas. La Justicia de Valle Medio solo puso “una prohibición para realizar actos violentos”.

En caso de ser hallados culpables, la madre y el padrastro de Sofía, la nena de tres años que falleció el lunes en Roca después de haber sido sometido a golpes y abusos, podrían ser condenados a prisión perpetua. La pequeña tiene además dos hermanas que también fueron lastimadas por la pareja. La Justicia de Valle Medio tomó como única medida dictaminar una “prohibición para realizar actos violentos en contra de las niñas”. Sin embargo los acusados no perdieron la tenencia de las pequeñas y los ataques continuaron.

Ayer les formularon cargos en la Ciudad Judicial de Roca por los delitos de abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte, doblemente agravado. A Marcos Nicolás González (padrastro), en calidad de autor, mientras que en el caso de la madre, acusada de ser partícipe necesaria.

Ambos están detenidos desde el domingo y ayer por la tarde el juez Maximiliano Camarda les dictó seis meses de prisión preventiva a pedido de la fiscal Belén Calarco y el fiscal jefe Andrés Nelli.

El caso conmovió a toda la región por los abusos y golpes que sufrió Sofía. Además sus hermanas de cinco y un año fueron víctimas de maltrato.

Según la fiscalía, además de Sofía, sus otras hermanas (de cinco y un año) también sufrieron ataques por parte de su mamá. Las golpeaba con diversos objetos, les provocaba cortes y quemaduras.

Estos ataques se dieron primero en Lamarque donde una persona denunció a González y a la madre de las pequeñas de lastimarlas. Los Tribunales de Valle Medio tomaron como única medida dictaminar una “prohibición para realizar actos violentos en contra de las niñas”. Sin embargo los acusados no perdieron la tenencia de las pequeñas y los ataques continuaron.

Tiempo después la familia se mudó a Regina y de esta manera según la fiscalía la madre “alejó a las niñas de su centro de vida y del contacto con sus familiares más cercanos, mudándose con ellas de ciudad”.

En Regina continuaron los ataques y la pequeña Sofía fue víctima de abuso sexual que según la fiscalía comenzó desde septiembre cuando estaban en Lamarque hasta el 1 de febrero. El Ministerio Público imputó de lesiones leves a González y a la madre por lastimar a las otras niñas y por desobedecer la orden judicial que les prohibía cometer estos actos.

El viernes pasado Sofía fue internada en un centro de salud de la región”. Estuvo en el hospital de Villa Regina donde reside su familia y luego fue derivada a un sanatorio de Roca por un presunto cuadro de peritonitis.

Allí los médicos constataron que la víctima tenía “distintas heridas en su cuerpo y lesiones que permitieron concluir que el hombre abusó sexualmente de ella”. El lunes tras varias horas en estado delicado, falleció a raíz de las lesiones. El abuso sexual por el que están imputados es doblemente agravado ya que fue perpetrado en contra de una menor de 13 años, por ser el hombre encargado de la guarda de la menor y por aprovecharse de la convivencia preexistente.

En tanto a la madre también se le atribuye “haber ejercido maltrato en contra de sus hijas que incluyeron golpes con diversos objetos, cortes y quemaduras”. La Fiscalía considera que la mujer prestó colaboración para que su pareja pudiera atacar sexualmente a Sofía. Ello consistió “en haber omitido cuidar a su hija eludiendo observar tanto la victimización como el abuso que padecía, dejar a las niñas solas con el hombre permitiendo que se produjera el abuso”.

Editor Picks